IEP Instituto de Ecología Política

Conservar la Estancia Chabuco

Conservar la Estancia Chabuco
julio 04
00:00 2004

Aunque Kristine McDivitt quiera comprar la estancia Chacabuco en Aysén para donársela al Estado chileno, o sea, para todos lo chilenos, senadores y empresarios continúan tratando de que este trato no se efectúe.
 
Es difícil entender que cuando se trata de una donación, que iría en beneficio de todos los ciudadanos de Chile, y que sería administrado por un servicio público que depende de la política estatal como lo es CONAF, salgan al paso tantas presiones y obstáculos para impedir que el terreno, de una mínima productividad ganadera, se convierta en un parque nacional.
 
Esa es la gran crítica plantead desde el sector ecologista chileno, pues desde el círculo de parlamentario, entre los que hoy se suman Jorge Martínez Busch, se ha instado a que el gobierno impida que Kristine McDivitt y no Douglas Tompkins adquiera las 70 mil hectáreas para conservación.
 
Los argumentos en contra de que esos terrenos erosionados y con un importante nivel de desertificación pasen a ser un parque en los próximos años, se basan en un sentimiento nacionalista, pues McDivitt es norteamericana, en la aparente productividad ganadera que podrían darle a las tierras los empresarios que también se mostraron interesados en comprar la estancia, y por último el potencial riesgo para  la seguridad nacional que implicaría el eventual trato.
 
Sin embargo, debiera quedar claro cuál es el real interés de los empresarios y el proyecto que pretenden desarrollar en la zona, pues la ganadería en las condiciones del terreno es poco probable, y por otro lado por qué no es interesante que una fundación de conservación, como la que dirige McDivitt, quiera donar, o sea regalar al Estado un futuro parque del que el Presidente Lagos se pueda enorgullecer  en el futuro.
 
La determinación está en manos Francisco De Smet, dueño de las 70 mil hectáreas que están siendo disputadas, y la determinación del presidente que deben evaluar las ofertas hechas por la adquisición de la estancia y el legado que Lagos puede dejar al país, luego de su mandato.

Quienes saben que la auto denominación regional  “Aysén reserva de Vida” no es solo un slogan, sino un tema de fondo para una región que en conjunto con sus autoridades ha trazado el desarrollo que quieren implementar, rechazan las presiones que pretenden impedir que los chilenos contemos con un nuevo parque, que también traerá desarrollo para Aysén.

Tags
Share

Artículos Relacionados

Sin Comentarios

No hay Comentarios

Nada de momento. ¿Deseas comentar?

Escribir comentario

Write a Comment

Código de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Buscar en el IEP

Facebook

El Tiempo