IEP Instituto de Ecología Política

Ecologistas protestan frente a Embajada Chilena en Washington

Ecologistas protestan frente a Embajada Chilena en Washington
Septiembre 16
00:00 2004

Como parte de una campaña internacional para proteger los bosques templados, que se encuentran entre los bosques más raros y escasos del planeta, las organizaciones ecologistas de Estados Unidos, liderados por ForestEthics, presentaron una nueva carta de reclamo a las autoridades chilenas por su persistente inacción para frenar la tala de especies protegidas, como el alerce y la araucaria.

Mientras se suceden las denuncias y se prolongan las investigaciones y estudios de comisiones investigadoras, a nivel internacional, es claro que el gobierno de Chile no está cumpliendo sus propias reglas para proteger el patrimonio ambiental chileno. Los acuerdos internacionales que ha firmado Chile con Estados Unidos y Canadá han incluido cláusulas ambientales que comprometen un ejercicio efectivo de la normativa, lo que en el caso del bosque nativo no se está cumpliendo.

Las organizaciones ambientalistas internacionales mantienen una campaña en la región para frenar la sustitución del bosque nativo por plantaciones forestales con especies exóticas y sus consecuentes impactos sociales (desplazamiento de poblaciones, concentración de tierras, destrucción de las economías locales, erradicación de cultivos tradicionales, conflictos con poblaciones aledañas, aislamiento de comunidades indígenas) y ambientales (pérdida de biodiversidad, alteración del ciclo hidrológico, pérdida de caudal de fuentes de aguas para poblaciones locales, contaminación con plaguicidas de las aguas superficiales y subterráneas, fragmentación de los ecosistemas, entre otros).

Chile ha estado al centro de la campaña, para lograr que el éxito económico del modelo forestal chileno no genere una mayor presión para sustituir el bosque nativo. Como resultado de la campaña, las dos principales empresas forestales chilenas ya se han comprometido a no apoyar procesos que lleven a la sustitución del bosque nativo y al mismo tiempo ha emergido una Red de Vigilancia Ciudadana, que comienza a actuar como un sistema de verificación de los acuerdos logrados y de los procesos de certificación que distintas empresas han asumido para demostrar su responsabilidad social y ambiental.

Mientras las empresas responden positivamente a la demanda de los mercados y los consumidores a nivel internacional, el gobierno chileno pareciera estar absolutamente bloqueado e incapaz de actuar con eficacia en la protección del bosque nativo.

Share

Artículos Relacionados

Sin Comentarios

No hay Comentarios

Nada de momento. ¿Deseas comentar?

Escribir comentario

Write a Comment

Código de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Buscar en el IEP

Facebook

El Tiempo