IEP Instituto de Ecología Política

Desastre Ecológico: 4 Mil Cisnes Sentenciados a Morir

Desastre Ecológico: 4 Mil Cisnes Sentenciados a Morir
diciembre 13
00:00 2004

VALDIVIA.- Un oscuro panorama es el que enfrentan los cuatro mil cisnes de cuello negro que esta primavera emigraron en busca de alimento desde el santuario de la naturaleza “Carlos Anwandter”.

Como en el humedal valdiviano ya no les queda luchecillo para comer, hoy es posible encontrarlos en ríos, lagunas, lagos, pantanos, esteros e incluso charcos localizados en diferentes puntos de las regiones Octava, Novena y Décima.

A simple vista pareciera que allí encontraron la seguridad que no tenían en el río Cruces, pero lo cierto es que los ecólogos están preocupados por su situación, pues lo más probable es que en sus nuevos hogares sólo puedan permanecer algunas semanas y luego vuelvan a una situación de desamparo y se trasladen a otros sectores. “Es casi un hecho que morirán este invierno, si es que no antes, este verano”, advierte Andrés Muñoz, presidente del Comité Chileno de la Unión Mundial para la Naturaleza.

Explicó que los cisnes de cuello negro requieren en su hábitat de alimento, refugio, agua y un ambiente tranquilo para reproducirse, “lo que no está asegurado en los lugares a los que emigraron”.

La veterinaria y ecóloga Claudia Gil, de la Sociedad de Vida Silvestre de Chile, sostiene que los ejemplares que llegaron por cientos a otras lagunas tendrán problemas para sobrevivir. “Si esos ambientes hubieran podido soportar esa cantidad de cisnes, los tendrían. La migración de los cisnes del Cruces lo que va a producir es una sobrecarga sobre esos ambientes”.

Precisó que tal situación será perjudicial también para los que siempre han vivido allí, pues van a tener que compartir el ambiente con muchos más individuos, lo que “va a repercutir en la salud general de toda esa población”. Y porque también deberán luchar por el alimento.

En su opinión, los cisnes de Valdivia morirán, porque llegaron a otros sitios con problemas de bajo peso. “Nuestro temor es que mueran en invierno, cuando suba el nivel del agua y no alcancen a sumergirse para conseguir los alimentos, porque estarán débiles”, indicó.

Según Muñoz también existe el riesgo de que los ejemplares que llegaron a lagunas o pantanos de sectores habitados por el hombre sean cazados por la comunidad o mordidos por perros.

Para evitar que estos cuatro mil ejemplares mueran, la Sociedad de Vida Silvestre de Chile inició una red de monitoreo para identificar los lugares a los que han llegado, ver en qué situación se encuentran y, en la medida en que las autoridades lo permitan, rescatarlos para trasladarlos a sitios donde puedan vivir.

Muñoz explicó que están evaluando el ambiente de algunos lugares con el objetivo de escoger los idóneos para su relocalización. Los sitios seleccionados serán los que satisfagan los cuatro requisitos de hábitat de cisnes: alimento, agua, territorio (tranquilidad para poder reproducirse) y refugio.

¿Cómo identificarán a los cisnes de Valdivia en los lugares donde hay grandes poblaciones de cisnes? Serán los que presenten un peso más bajo del normal, que es de seis o siete kilos.

 

Tags
Share

Artículos Relacionados

Sin Comentarios

No hay Comentarios

Nada de momento. ¿Deseas comentar?

Escribir comentario

Write a Comment

Código de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Buscar en el IEP

Facebook

El Tiempo