IEP Instituto de Ecología Política

EN LA ENCRUCIJADA ENERGÉTICA

EN LA ENCRUCIJADA ENERGÉTICA
abril 26
00:00 2006

Según los últimos datos de la Comisión Nacional de Energía, nuestro sistema eléctrico nacional tiene una potencia total instalada de 11.982 MW, de los cuales 60,5% son centrales termoeléctricas, 39,4% hidroeléctricas y sólo el 0,017% proviene de la energía renovable no convencional (ERNC): aquí estamos hablando de tres turbinas eólicas instaladas en Aysén en el 2002 y cuya capacidad no supera los 2 MW.

Frente a la crisis energética, el diario Estrategia señala que las empresas eléctricas tienen previsto desembolsar unos 1.400 millones de dólares para agregar cerca de 1.500 MW en los próximos 3 años, “dejando para el mediano y largo plazo, las alternativas vinculadas al gas natural licuado, a la energía eólica y al potencial geotérmico existente en el país”.

¡Chile puede mejorar sus opciones energéticas!

En sólo este mes, un consorcio liderado por Iberdrola y Gamesa, presenta una propuesta global de 1.450 millones de dólares para generar 1.500 MW de energía eólica en Portugal; la compañía española Acciona señala que invertirá más de 2.400 millones de dólares en proyectos sostenibles, en particular energías renovables; y el Ministro de Finanzas de Gran Bretaña anuncia que destinará otros 35.000 millones de dólares para desarrollar las ERNC y la eficiencia energética en los países en desarrollo como Chile.

El lunes pasado, Gamesa Eólica, informó que instalaría tres parques eólicos en Francia con una potencia total de 32,5 MW, por un valor de 30 millones de dólares. Es decir una inversión de similar magnitud a la que demandan las energías fósiles (1 millón de dólares por 1 MW instalado) sólo que los parques eólicos incluyen el suministro de los aerogeneradores, su instalación y puesta en marcha, así como dos años de operación y mantenimiento. A reflexionar seriamente tomando en cuenta que no habrá que pagar combustible pues el viento es gratis.

Los ejemplos se suman y se multiplican. Si bien los líderes de la expansión eólica en el 2004 fueron España, Alemania, India, Estados Unidos e Italia, otros como Rusia, China, Sudáfrica, Brasil y México están dando importantes pasos, para convertirse en mercados comerciales de gran escala.

Brasil espera instalar para fines de este año 3.300 MW de energía eólica, micro-hidráulica y biomasa gracias al éxito obtenido con la legislación “Proinfa” adoptada recientemente. El año pasado el gobierno chino aprobó la Ley de Energías Renovables, que fija una meta de 20.000 MW de potencia eólica instalada en todo el país para el 2020. India, cuarto líder mundial, ya tenía instalado en marzo del 2005, 3.595 MW con inversiones provenientes casi en su totalidad del sector privado.

Para cumplir con el Protocolo de Kyoto, la Unión Europea dictaminó que sus países miembros deben doblar la proporción de energías no fósiles en sus respectivas matrices, aumentando el consumo esperado de ERNC de 14% al 22% en el 2010. Las recientes estadísticas provenientes de Alemania muestran que éste país ya ha logrado llegar al 10.2% del consumo eléctrico en el país y con una capacidad instalada de 18.428 MW.

En los últimos 5 años, la industria eólica ha crecido 28% por año en más de 50 países y en total las ERNC ya tienen 160.000 MW instalados, de los cuales 70.000 MW se encuentran en países en desarrollo lo que representa el 4% de la capacidad eléctrica mundial. Las principales razones que han permitido este crecimiento sostenido han sido las políticas de promoción en 48 países (14 de los cuales son países en desarrollo), permitiendo que los costos de generación de la energía eólica, geotérmica, micro hidráulica y biomasa, puedan llegar a situarse en el rango de los 2-5 centavos de dólar por kWh y esto sin considerar las externalidades que provoca la utilización de los combustibles fósiles.

Las oportunidades de los países en desarrollo

El financiamiento de proyectos de ERNC está aumentando de forma impresionante. En el 2004 se invirtieron globalmente más de 30.000 millones de dólares en ERNC, lo que equivale a un 20 a 25% de las inversiones totales en el sector energético . Respecto a la generación eólica, las inversiones en equipos se incrementaron en un 25% durante el 2005 respecto al año anterior llegando a 14.000 millones de dólares . Esto es extremadamente importante, pues uno de los principales problemas que han existido en el pasado, ha sido el alto costo inicial de la inversión, haciendo de la depreciación del capital y las tasas de interés, un punto clave en las decisiones de financiamiento de nuevos proyectos de energías alternativas.

Este incremento en los flujos financieros hacia las energías renovables, está siendo sostenido tanto por el sector público como el privado. Bancos comerciales tales como el HypoVereins Bank, Fortis, Dexia, Citigroup, ANZ Bank, Royal Bank of Canada o el Triodos Bank, han incluido el financiamiento de estas tecnologías en sus carteras de inversiones. Sociedades de inversión tales como Morgan Stanley, Goldman Sachs o Babcock & Brown están entrando también en este mercado. Instituciones financieras multilaterales, regionales o aún nacionales (Grupo del BM, ADB, BIRD, KfW, JBIC, EximBank, entre muchos otros), tienen como parte de sus políticas financieras entregar garantías, promover o co-financiar proyectos de energía renovable en los países en desarrollo. Por otra parte, el Mecanismo de Desarrollo Limpio del Protocolo de Kyoto actualmente en vigor, está abriendo nuevas e interesantes posibilidades de financiamiento para países en desarrollo.

Esta es una gran oportunidad que debiera ser aprovechada a la brevedad posible para enfrentar la crisis energética que vive el país. En el caso de la energía eólica, existe muy buen potencial en el Norte (en especial en la zona del Norte Grande), en los valles transversales y en el sector costero desde Concepción al Sur. Por otra parte, el pasado 18 de enero fue aprobado el reglamento para medios de generación no convencionales y pequeños medios de generación, dejando operativa la Ley Nº 19.940, conocida como Ley Corta, que establece incentivos para la incorporación de pequeñas centrales de energía no convencionales al sistema eléctrico del país. En esta ley se establece que se exceptuará del pago de peajes de transmisión troncal a todos aquellos proyectos cuyos excedentes de potencia sean menores a 20 MW y cuya fuente de energía sea no convencional, tales como geotérmica, eólica, solar, biomasa, mareomotriz, pequeñas centrales hidroeléctricas y cogeneración.

Es tiempo de impulsar las ERNC en Chile

Estamos en condiciones inmejorables para dar un gran impulso a la energía renovable no convencional en Chile. Existe la voluntad política del nuevo gobierno, la nueva regulación permite una entrada en el sistema interconectado, las tecnologías actuales son competitivas y hay posibilidades concretas a nivel internacional, para financiar proyectos que permitirían en el corto plazo, insertar la potencia que necesitamos al sistema eléctrico.

Es por ello que proponemos crear urgentemente una Unidad de Fomento a las Energías Renovables no Convencionales, que tenga como objetivo apoyar a las empresas que deseen llevar a cabo proyectos de energía renovable, en los aspectos siguientes:
1. Definición de los mejores sitios aprovechables, incluyendo análisis de los recursos disponibles, infraestructura, conexión a la red eléctrica y obligaciones legales.
2. Fomentar los contactos de negocios con la industria de la energía renovable, que ayuden a elegir el sistema de menor costo y el más adecuado, según las tecnologías disponibles en el mercado internacional
3. Evaluación de los apoyos financieros disponibles (nacionales e internacionales) y cálculos económicos necesarios, que permitan obtener el financiamiento requerido con las mejores condiciones posibles.
4. Coordinación con las entidades públicas que sean responsables de otorgar las autorizaciones correspondientes.
5. Promover la discusión para mejorar las condiciones nacionales de regulación y de mercado, que fomenten el desarrollo de las energías renovables.

De todos nosotros depende que se vayan superando algunos desconocimientos, que han dado lugar a muchas dudas infundadas en el tema de la energía renovable. Debemos avanzar decididamente hacia el futuro. No sólo estaremos solucionando inteligentemente las necesidades energéticas de nuestro país, sino que además estaremos impulsando energías que no contaminen y que contribuyan a detener el cambio climático. ¡Chile no puede quedarse a la zaga!

Rosa Moreno Moore
Greenpeace Internacional
Directora de Proyectos Internacionales de Energía
26 de marzo de 2006

Tags
Share

Artículos Relacionados

Sin Comentarios

No hay Comentarios

Nada de momento. ¿Deseas comentar?

Escribir comentario

Write a Comment

Código de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Buscar en el IEP

Facebook

El Tiempo