IEP Instituto de Ecología Política

Exigen Identificación de Cargamentos Trasfronterizos Con Granos Transgénicos en Tercera Reunión de las Partes

Exigen Identificación de Cargamentos Trasfronterizos Con Granos Transgénicos en Tercera Reunión de las Partes
Abril 06
00:00 2006

Luego de intensas reuniones y debates en torno a normar el comercio transfronterizo de organismos transgénicos, la tercera reunión de las Partes del Protocolo de Bioseguridad (MOP3), que se llevo a cabo en Curitíba Brasil, arrojo como una de sus conclusiones centrales, exigir la identificación de los cargamentos commodities, destinados a consumo humano y animal, que comprende la mayor parte del comercio internacional de transgénicos, indicando claramente que " contiene" o "puede contener" grano transgénico. De acuerdo a esto, la documentación que acompaña a cada cargamento deberá indicar claramente el nombre científico y comercial del transgénico, los códigos del evento e identificación única, además de un contacto para poder acceder a mayor información. También se deberá especificar que la carga transportada no debe ser liberada en el medio ambiente, siendo todas estas exigencias válidas tanto para la indicación de "contiene" o " puede contener" transgénicos.

El acuerdo sobre el artículo 18.2 (a). del Protocolo de Bioseguridad, vigente desde el 11 de septiembre del 2002, se da a conocer a sólo días de celebrarse el día internacional contra los transgénicos, el próximo 08 de abril. Se trata de una nueva exigencia para el comercio transfronterizo, que busca proteger la biodiversidad y la salud humana y animal de los riesgos asociados a la liberación de los organismos transgénicos, muchas veces en la clandestinidad. Pero, el acuerdo alcanzado en Curitíba, no estuvo exento de polémicas, ya que los pases exportadores lucharon por una identificación ambigua de "puede contener" material transgénico que niega el derecho a los países importadores y sus consumidores a conocer el contenido de los cargamentos. Los países importadores, que son mayoría, se inclinaron por el texto de "contiene" que les permite una clara identificación de los cargamentos.

Varios países de América Latina, obstaculizaron el avance de las negociaciones con Paraguay representando los intereses de Argentina y  México los de EE.UU. , a la cabeza. No es de extrañar que varios de estos países han firmado tratados de libre comercio con Estados Unidos.

Pese a que la medida, es valida para los 132 países que ya han ratificado el Protocolo de Bioseguridad, para aquellos países no parte como EE.UU. y Argentina, los mayores exportadores de commodities transgénicos, a medida rige de igual modo cuando comercien con países Parte, ya que la nueva legislación requiere que los transgénicos presentes en los cargamentos deben estar debidamente aprobados por el país importador, de acuerdo a la legislación nacional, y deben indicar el contenido de sus cargamentos en la documentación que acompaña todos sus envíos.

Letargo Chileno

Pese a la férrea oposición internacional que tienen los organismos transgénicos, Chile ha mantenido una actitud pasiva frente a este tema, si bien en mayo del 2002 firmó el Protocolo de Bioseguridad hasta hoy el acuerdo no es ratificado en el Congreso.

En Curitíba, la postura chilena fue de país observador aunque históricamente su posición ha sido más bien cercana a favorecer el comercio por sobre la protección de la biodiversidad y la salud humana.

La Fundación Sociedades Sustentables (FSS), ha seguido estas negociaciones desde sus inicios con una activa participación en el debate y en el alcance de acuerdos.

La Doctora María Isabel Manzur, de FSS, a su regreso a Chile, recalcó la necesidad de que Chile ratifique el Protocolo de Bioseguridad, pues eso permitirá conocer la identidad de los cargamentos de transgénicos que entran al país, conocer si están llegando cargamentos prohibidos en otros países como el maíz transgénico Starlink, "en definitiva avanzar hacia el etiquetado obligatorio de estos alimentos", precisó. Ello permitirá a los consumidores chilenos escoger si desean o no consumir este tipo de alimentos modificados, cuyos impactos a la salud aun son inciertos, pudiendo causar alergias y resistencia a los antibióticos.

A juicio de Manzur; los logros alcanzados en Curitíba, son un avance aunque pequeño, en la dirección correcta de mayores regulaciones internacionales sobre estos organismos que permita un mayor control sobre sus impactos negativos a la salud y medio ambiente.

Semillas Terminator y Árboles Transgénicos

En la Octava Conferencia de las Partes de la Convención de la Diversidad Biológica, realizada entre el 20 y 31 de marzo 2006, también en la ciudad de Curitíba, el debate giro en torno a las semillas Terminator o suicidas- cuya modificación genética impide su germinación. La conferencia decidió mantener la moratoria de esta tecnología patentada e inmoral por desconocerse sus impactos socioeconómicos y para con el medio ambiente. También, la Conferencia reconoció la amenaza que representan los arboles transgénicos y la incertidumbre que existe respecto a sus impactos ambientales y socioeconómicos. Incluyendo los impactos transfronterizos de largo plazo sobre la biodiversidad forestal. Por ello, sé Instó a los países Partes a ser precavidos en cuanto a permitir la liberación comercial de estos arboles, sin contar con el conocimiento y capacidad suficiente para evaluar los riesgos. Predominando, entre los países asistentes, la recomendación de exigir una moratoria global de los arboles transgénicos.

Las recomendaciones resultantes en Curitíba, constituyen una victoria para la biodiversidad del planeta y para los campesinos y agricultores del mundo, ya que son una voz de alerta para Chile, que por ser país Parte de la Convención, las recomendaciones le son vinculantes. Voz de alerta que según la doctora Isabel Manzur, las autoridades chilenas no han querido escuchar, ya que el Servicio Agrícola Ganadero (SAG) permite la liberación de semillas transgénicas. Situación que a su parecer urge cambiar, " en Chile se debe prohibir la entrada de semillas Terminator y no fomentar que organismos como la Fundación Chile y la Universidad de la Frontera, avancen en la creación de pinos y eucaliptos transgénicos, con miras a su liberación comercial, sin que el país cuente con suficientes regulaciones y capacidad técnica", enfatizó.

Más informaciones:

María Isabel Manzur: 02-2235459           Pamela Suárez: 09-9229693

Tags
Share

Artículos Relacionados

Sin Comentarios

No hay Comentarios

Nada de momento. ¿Deseas comentar?

Escribir comentario

Write a Comment

Código de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Buscar en el IEP

Facebook

El Tiempo