IEP Instituto de Ecología Política

SANTIAGO EN CRISIS AMBIENTAL PERMANENTE

SANTIAGO EN CRISIS AMBIENTAL PERMANENTE
Junio 14
00:00 2006

Los meses de otoño e invierno se han convertido para los capitalinos en un permanente sufrimiento. Cada año debemos sufrir el deterioro sostenido y permanente de las condiciones ambientales; además del aire irrespirable, debemos soportar la falta de implementación de medidas que protejan el derecho ciudadano a vivir en un entorno libre de polución. Es así como frente a este permanente problema, organizaciones como la nuestra y como la agrupación “Defendamos la Ciudad”, manifestamos nuestra creciente inquietud y desazón, motivos suficientes para sostener y demandar el restablecimiento de los consensos que se lograron entre los principales agentes involucrados en la materia en la década pasada y en el primer año de gobierno del presidente Ricardo Lagos.
Patricio Herman y Jorge Cisternas de “Defendamos la Ciudad” señalan que en dicho período, las autoridades de gobierno lideraron un proceso que permitió
establecer las bases de una política ambiental sustentable y, además, se dotó al país de la institucionalidad que se precisaba para implementar dicha política. Ésta contemplaba diversas instancias de participación ciudadana, ad hoc a una administración democrática. Sin embargo, y dada la insuficiencia de los instrumentos de regulación ambiental para enfrentar los problemas de contaminación en la Región Metropolitana, se concretó un Plan de Prevención y Descontaminación Atmosférica para la Región Metropolitana (PPDA-RM). Posteriormente, se convocó una mesa de trabajo con participación de representantes del gobierno, del sector privado y de la sociedad civil para desarrollar un "Acuerdo por un Aire Limpio". Al mismo tiempo, se estableció formalmente una "Política Nacional de Participación Ciudadana" que contemplaba la participación de representantes de la sociedad civil en la definición de las políticas sectoriales de las diversas reparticiones del Estado y en la fiscalización de su implementación, con indicaciones precisas para el Ministerio de Vivienda y Urbanismo y otros organismos públicos con responsabilidades en la materia.
Con todo, a partir del 2002, esta política se fue modificando, se desecharon los consensos alcanzados y se debilitó la implementación de gran parte de los compromisos tomados. Luego, el programa de gobierno fue desechado como referente por parte de las autoridades del ejecutivo; a los principales programas de implementación de políticas de impacto urbano-ambiental no se les dotó de los recursos de gestión que requerían. Un ejemplo de ello es el Plan de Transporte Urbano para Santiago (PTUS), cuya implementación se concentró en el Transantiago, y que posteriormente ha demostrado la irresponsabilidad de la autoridad política a la hora de aplicar medidas eficientes para combatir la crisis del medio ambiente. Y esta irresponsabilidad no es sólo de las autoridades de Gobierno, pues tanto los parlamentarios de gobierno como de oposición han sido partícipes o cómplices de que las grandes inversiones urbanas se decidan sin debate técnico ni ciudadano, fuera del marco de la legislación ambiental e –incluso- lejos de las evaluaciones sociales de proyectos y sin cumplir, generalmente, con importantes normas jurídicas de regulación.
Por todas estas razones, estamos conscientes de que se deben tomar medidas urgentes con el fin de acometer la descontaminación de Santiago. Los ciudadanos de la Región Metropolitana están a la espera de las decisiones políticas que permitan frenar y revertir las causas de la actual crisis para lo cual necesitamos a una Intendencia Metropolitana fuerte que persista en políticas ambientales más restrictivas en cuanto al tránsito vehicular, entre otras medidas.
Asimismo, es un imperativo retomar los consensos alcanzados en el pasado sobre este tema. Los representantes de “Defendamos la Ciudad” sostienen: “En esta perspectiva nos planteamos ante el nuevo Intendente, en reunión protocolar sostenida hace un par de semanas. Le insistimos a Víctor Barrueto que, para abordar responsablemente la tarea descontaminadora del aire, hay que atreverse a tomar decisiones que, por incómodas que sean, son las necesarias para reducir los altos niveles de toxicidad que respiramos los santiaguinos en los meses de otoño e invierno”.

Tags
Share

Artículos Relacionados

Sin Comentarios

No hay Comentarios

Nada de momento. ¿Deseas comentar?

Escribir comentario

Write a Comment

Código de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Buscar en el IEP

Facebook

El Tiempo