IEP Instituto de Ecología Política

Para saber y decidir “Proyecto Los Pumas”

enero 24
15:59 2011

En los últimos meses la ciudadanía de la Región Arica y Parinacota se ha visto enfrentada a la disyuntiva de otorgar o no el respaldo al Proyecto de Extracción de Manganeso, denominado “Los Pumas”. Por una parte, las movilizaciones de cientos de personas en contra del desarrollo de este proyecto y otros del área de la minería, que alteran el ecosistema de una zona definida por la organización World Wild Life – WWF (http://www.wwf.org/) como ecoregión andina, es decir “un área grande de tierra o agua que contiene un conjunto geográficamente distinto de comunidades naturales que a) comparten una gran mayoría de sus especies y dinámica ecológica; b) comparten condiciones ambientales similares, y; c) interactúan ecológicamente de maneras que son críticas para su persistencia a largo plazo”. Es decir, estamos frente a un territorio patrimonial que, según el sentido común, se debe proteger.

Para colaborar en el establecimiento de algunas bases en la opinión ciudadana, a continuación describo algunas particularidades tanto del territorio en comento, como del proyecto propiamente tal:

DEL PROYECTO

El denominado Proyecto Los Pumas se encuentra ubicado en la Provincia de Parinacota, a 35 kms de Putre. El sector de las operaciones principales se encuentra definido por “un polígono en forma de franja que corre en sentido Este-Oeste, cuyo límite Este se encuentra en las proximidades del cerro Curaguara y su límite Oeste aproximadamente a 3 Km. al Este del cajón del río Lluta, cubriendo parte de la Pampa de Allane y de Cascachane a ambos costados de la ruta a Alcérreca.

De acuerdo a la documentación presentada en la CONAMA, por la empresa responsable del Proyecto Los Pumas, éste, en su fase de operaciones (cinco años) generaría alrededor de 100 puestos de trabajo, favoreciendo en su mayoría a personas de la zona. Señalan en la presentación, que el proyecto “no causará alteraciones ni cambios significativos en las dimensiones socio-económicas de la zona”.

Generará alrededor de 4.500 kg. de desechos domiciliarios que se enviarán al vertedero de Putre, en su fase de instalación. A través de perforaciones y tronaduras removerán 6,5 millones de toneladas de material al año. Se trasladará el material hacia Arica en un promedio de 40 viajes diarios. De las 214 hectáreas que ocupará el proyecto, al final de sus operaciones quedarán 70 hectáreas de depósito de lamas, material de rechazo y botaderos.

Respecto del agua, para el proceso mismo se requieren 62.500 m3 mensuales de aguas industriales y 3,5 m3 de agua fresca, la cual se extraerá desde la Quebrada de Milluni para depositarla en reservorios de 1.700 m3.

Para finalizar debo señalar que la utilización de alrededor de 600.000 litros de combustible al mes, implica emisiones de residuos al aire tanto en el camino hacia Arica como hacia Putre. La basura que quedará en el vertedero en Putre, por considerarse “no peligrosa” son neumáticos, restos de cintas de correas transportadoras, chatarras, etc.

DEL TERRITORIO

Sobre la propiedad de los terrenos donde se sitúa el Proyecto, y como se tiene conocimiento, éstos están inscritos a nombre de la Comunidad Juan de Dios Aranda. La historia cuenta que hacia 1910, un grupo de 24 comuneros del pueblo de Putre, conformados por Juan de Dios Aranda, Urbano Zarzuri, Antonio Mollo, Diego Quiguaillo, Claudio Jirón, Isidro Cáceres, Mariano Maldonado, Ubaldo Jimenes, Mariano Espinoza, Petrona P. Vda. De Jirón, Rosa Ventura Vda. De Zarzuri, Oreste Ventura, Felipe Ventura, José Claro Cáceres, Fernando Maldonado, Francisco Calisaya, Julio Vasquez, Juana L. Vda. De Jirón, Manuel Ramos, Rosendo Ochoa, Emeterio C. Medina, Isidro Ventura, Ascensio Alanoca y Estanislao Alanoca, deciden inscribir la propiedad dde la “Comunidad de Putre” como una propiedad comunitaria que abarcaría una gran extensión de terrenos pertencientes al “común de indios” utilizando nomenclatura colonial” (Ruz Zagal,R.,2005). El territorio indígena inscrito por los 24 comuneros, en ese período ciudadanos peruanos, correspondió a una estrategia avalada por el Estado chileno que limitaba el número de titulares permitiendo efectuar inscripciones de títulos a un número reducido de comuneros, probablemente los miembros de la élite local, en desmedro de los intereses del resto de los habitantes del poblado.

Sobre su calidad de tierras indígenas, basta con revisar el Informe de Prospección Arqueológica realizado por MAA Consultores S.A el cual señala que logró registrar un total de 120 sitios de interés patrimonial, como resultado de trabajo en terreno, de los cuales los más destacables son 39 sitios arqueológicos prehispánicos, como estructuras pircadas, apilamiento de piedras prehispánicos (apachetas), alero con pinturas prehispánico, muro pircado, material cerámico histórico y prehispánico (Fase Saxamar) y un ramal del camino del Inca o Qhapaq Ñan, sin duda el sitio más importante desde el punto de vista patrimonial ya que existe un proyecto en curso avalado por seis países, entre ellos Chile, que postula el Camino del Inca andino como Patrimonio de la Humanidad ante la UNESCO.

En relación a la flora y fauna, este sector alberga especies que se encuentran en categorías diversas de conservación, como vizcachas, pumas y vicuñas. En ese sector, habita también el zorro culpeo y especies raras de reptiles. Se suman además, las especies de aves, como el picaflor de la puna y el jilguero cordillerano.

Tronaduras, polvo en suspensión y el paso de camiones de alto tonelaje supuestamente no altera ninguno de los rincones de este único escenario. Ni los vecinos de Putre serán afectados con las toneladas de basura “domiciliaria” ni los caminos entre Arica o Putre y las faenas serán deteriorados. Seguramente hay quienes insisten en la minería “sustentable o verde”, pero debe ser propia de su desconocimiento o falta de información.

Una consulta ciudadana no tiene sentido, pues no existe en la legislación chilena la figura que vincule la voluntad del pueblo con la modificación o iniciativas de ley. Sin embargo, es importante requerir información suficiente para que podamos tomar la decisión de apoyar o defender el patrimonio histórico y patrimonial de la región. No son miles de empleos los que generará este proyecto, ni los integrantes de la Comunidad Juan de Dios Aranda son descendientes de los fundadores de Putre y otras informaciones que carecen de veracidad. El ejercicio de la ciudadanía pasa por estar bien informado.

Fuente: Morrocotudo
Por: Veronica Grunewald
Fotografía: Joaquin Marquez Correa
Publicado:24 enero 2011

Share

Artículos Relacionados

Sin Comentarios

No hay Comentarios

Nada de momento. ¿Deseas comentar?

Escribir comentario

Write a Comment

Código de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Buscar en el IEP

Facebook

El Tiempo