IEP Instituto de Ecología Política

Un chileno ecologista que postula al parlamento francés

Un chileno ecologista que postula al parlamento francés
junio 08
10:51 2012

Sergio Coronado es chileno-francés, criado en Argentina y formado académicamente en Francia y Colombia, miembro de la dirección del Partido Verde Francés, y es el candidato favorito para pasar a la segunda vuelta, el 17 de junio.  Se plantea como un eslabón fuerte que le permita al Gobierno cambiar el rumbo de la economía de su país y de Europa, para que ya “no sea sólo un mercado común. Reproducimos una entrevista  (La Nación) donde explica los desafíos de la política europea y el rol de las movilizaciones sociales.La vida de Sergio Coronado es un ejemplo claro de vida entre dos mundos, o muchos mundos incluso. Nació en Chile, se crió en Bariloche, Argentina, (sus padres salieron del país después del golpe militar), estudió en Francia y como cientista político ha vivido varios años en Colombia.

Ahora, de regreso a Francia, asume un desafío: aspira a representar a los franceses que viven en América Latina (AL) y el Caribe en la Asamblea Nacional de Francia. Son 33 países que, tanto franceses como binacionales, quieren tener voz en el Parlamento francés. Pertenece al partido ecologista y, por ende, a la familia política que ganó las elecciones presidenciales de mayo de la mano del socialista, François Hollande, quien hoy enfrenta sus primeras semanas de decisiones vitales para el futuro político, social y económico de su país e, incluso, de toda Europa.

VOTACIONES CON SABOR LATINO
Se mide en primera vuelta este sábado 2 de junio (en votaciones adelantadas para Latinoamérica, en Francia se vota el día 10) frente a otra chilena, Raquel Garrido, que representa al Frente de Izquierda y a Pascal Drouhaud, candidato por el partido UMP, que representa a la derecha de Nicolás Sarkozy. Sólo dos pasarán a segunda vuelta el 16 de junio (en AL, en Francia son el 17)) donde se definirá el representante de los expatriados franceses de América Latina al Parlamento francés.
Para Sergio Coronado el triunfo de Hollande representa un “alivio para muchas personas que estaban aburridas de la manera en que se conducía la política francesa y también una gran alegría: el último Presidente socialista fue François Mitterrand”. Hoy habla en exclusiva con Nación.cl sobre el rol que quiere desempeñar en la política francesa.

-¿Cuáles son los principales desafíos del Gobierno de Hollande, sobre todo en la política fiscal ante la crisis económica y en su relación con Europa?
-Lo que ha dicho muy bien y claro Françoise Hollande es que Europa no se puede reconstruir con políticas al corto plazo que finalmente reduzcan los presupuestos de nuestro servicios sociales como en España o Grecia. Él ha exigido que Europa vuelva a iniciar una marcha que tome en cuenta el desarrollo, el empleo, la actividad económica. Eso me parece crucial. Yo no quiero que Europa sea solamente un merado común, tiene que ser también un espacio de libertad, de igualdad, de propuestas sociales. Y hay que darle una mayoría importante a la izquierda para darle peso a esa opción.

-¿Y el socialismo, tanto tiempo fuera del poder en Francia, tiene la fuerza para cambios como estos?
-Tenemos una fuerza mayoritaria en las principales provincias de Francia y en las regiones. Entonces, Hollande tiene una mayoría amplia en la próxima Asamblea Nacional. Creo que esto es necesario para poder brindar el apoyo político útil que necesita un Presidente para llevar adelante los compromisos de la campaña. Y yo estoy muy alegre de representar a Hollande y al Partido Socialista en estas elecciones por la circunscripción de América Latina y el Caribe. No sólo porque estoy muy relacionado con este territorio -nací en Chile y me crié en Argentina, viví en Colombia y ahora en Francia- sino porque me parece muy interesante que los franceses de América Latina puedan votar por un candidato de izquierda, un candidato que va a representar a la mayoría del Presidente.

FRANCESES EXPATRIADOS
-¿Pero cuál podría ser el aporte de un representante de América Latina al Parlamento francés?
-Creo que el principal aporte es en términos de apertura. Me gustaría convencer a los franceses de la utilidad de relacionarse nuevamente con América Latina y el Caribe, que se ha democratizado, con países que en el escenario internacional tienen un nuevo peso como Brasil o como Chile, que exhibe un crecimiento económico importante. También hay que representar a los franceses que viven en América Latina y el Caribe en temas como el acceso a la educación para todo niño francés. Para mí, como candidato, el tema de la protección social es relevante, el sistema francés es protector a diferencia de los sistemas liberales que se han impuesto en América Latina, entonces, se tiene que reformar ese sistema para poder proteger mejor a los franceses que viven en el exterior.

-¿Y cómo viven los franceses en nuestro continente?
-Hay una imagen de los expatriados franceses que viven en el continente, a veces transmitida por los medios de comunicación, que asegura que lo hacen en excelentes condiciones económicas, que son siempre de las clases altas, pero la realidad no es así. Es una comunidad diversa, que en muchos casos está muy involucrada en lo países, que viven como un chileno en Chile, es decir, tienen las mismas dificultades económicas, de salud, de acceso a la educación, estos son temas prioritarios para nosotros. Luego los temas de la apertura, de la binacionalidad, de los casamientos mixtos entre binacionales y franceses, se dificultó el acceso a la nacionalidad para los extranjeros, eso es totalmente escandaloso. Hay que volver a una visión de Francia más abierta, más solidaria. También me interesa transmitir temas ambientales. Vemos que en Chile son temas en la agenda muy importantes.

-¿Pero cómo influye un diputado en el Parlamento francés sobre la educación de los franceses que viven en los otros países?
-El sistema educativo que existe, también para los franceses que viven en el exterior, es una política pública francesa que se decide en el Parlamento. Y yo tengo la experiencia del funcionamiento institucional en Francia, primero fui electo alcalde adjunto en París durante 7 años, trabajé en el parlamento europeo, conozco muy bien la realidad de AL. Además, perteneciendo a la mayoría presidencial, creo que mi voz va a tener más influencia. Otra ventaja es la proximidad al estar al tanto de la realidad de cada país, de lo que vive la comunidad francesa. La influencia de un diputado por los expatriados es igual que la de cualquier otro diputado, tiene peso político porque es un representante de la comunidad. Además, tengo la suerte de tener el apoyo de todos los representantes de izquierda en la Asamblea de los franceses del exterior, en al zona andina, el cono sur, de Brasil, apoyo grande de gente que lleva años junta en la comunidad.

LOS EJEMPLOS LOCALES

-Durante la campaña se habló recurrentemente de América Latina, ¿qué ejemplos darías de lo que ocurre en el continente que te parezcan interesantes recoger en Francia?

-Hay muchos, pero para la izquierda hay dos relevantes. Primero, lo que logró Lula en Brasil, poder sacar a 20 millones de personas de la pobreza. Volver a realidad la voluntad política es clave. También me interesa mucho la experiencia que hubo y sigue vigente con el Frente Amplio en Uruguay, la coalición de izquierda que ha logrado mantenerse en el poder y que ahora plantea reformas importantes de protección social, que ha mejorado el poder económico en la población. Creo que la izquierda tiene que tener voluntad política, tiene que salir de las políticas de Europa, ser capaz de volver a impulsar una posición europea que se preocupe del ser humano, del desarrollo, del medio ambiente, de la salud, de la educación, de los servicios públicos. Esa será mí tarea.

-¿Qué piensas de los movimientos sociales en AL y qué relación pueden tener con Francia?
-La política no es sólo asunto de los políticos, ni de las instituciones, de senadores o diputados, es asunto de los ciudadanos. En ese sentido he seguido con mucho interés lo que sucedió en Aysén, una mesa social que reunía a sindicalistas, organizaciones de la sociedad civil. Creo que AL destaca por esos casos, la vigencia, la fuerza, la vitalidad de estos movimientos. Hoy en Europa también tenemos movimientos ciudadanos. Yo quiero ser un diputado, muy, muy vinculado con esos movimientos, me parece clave y una condición necesaria para ser un buen representante

– ¿Y cómo te vinculas hoy a estos movimientos que no tienen orgánica y que no responden ni a derechas ni a izquierdas, y rechazan a los políticos?
-Eso hay que matizarlo un poco, yo no sólo soy un militante político, también he estado y he sido un dirigente estudiantil, un responsable social activo durante muchos años. Cuando fui concejal en París formé parte de movimientos sociales para los indocumentados, para la gente sin empleo, la movilización de la juventud y su necesidad de alojamiento. No es claro que haya una separación, lo que veo es que las estructuras políticas de partido se han alejado de la vitalidad de los movimientos sociales. Hoy hay gente que prefiere comprometerse, involucrarse en movimientos sociales porque es otra forma de participación ciudadana, que es muy importante. En todo caso, yo no soy un político profesional, nunca he vivido de lo que la política puede dar, no he vivido de eso, siempre he trabajado, siempre me he involucrado con los movimientos sociales y el ambientalista también es un movimiento a la vez social y político.

– ¿Cómo ves al movimiento estudiantil chileno, varios de ellos hicieron una gira por Europa?
– Con mucha admiración. Fui a un encuentro en una universidad donde estuvieron, los escuché largo rato. En Colombia también hubo una movilización estudiantil, que creo que se inició inspirándose en el movimiento chileno. Creo que es muy importante que movimientos así, estudiantiles, sociales de ese nivel, con esa amplitud, puedan realmente poner en la mesa temas que uno pensaba ya como descartados en países como Chile. Son movilizaciones que generan una gran esperanza de cambio en los países latinoamericanos, pero también en Europa, porque los últimos años hemos estado sometidos a políticas liberales que han trasformado los servicios públicos. Ver que en Chile, el país donde nací, con la historia política que tiene en los últimos años, movimientos sociales vuelvan a replantear una propuesta de igualdad y el derecho de la educación fue para mí de una gran felicidad.

UN POLÍTICO DE IZQUIERDA NO TRADICIONAL

-Dijiste que no eres un político tradicional, ¿cómo has hecho esta campaña, dónde has estado?


-Estoy hace varios meses haciendo campaña en AL y el Caribe con el apoyo de mis amigos socialistas. He estado con los representantes de la comunidad francesa. He estado en Brasil varias veces, en Argentina, en Chile, en Perú, Venezuela, Colombia, Uruguay, tengo el compromiso de ir a México, Centro América, es una campaña muy interesante, cansadora y costosa. Pedí un préstamo en el banco, todo eso está muy controlado por el sistema electoral en Francia. Ha sido un costo económico importante para mí, pero no es lo más importante. Lo que me gusta mucho es estar con la comunidad francesa, compartir las preocupaciones que en parte conocí en Colombia. Tengo la impresión de que el deseo de representarlos es fuerte, un representante que esté íntimamente relacionado con el continente, que tenga una voz que se escuche que se respete, que esté entendida. El perfil que tengo ha tenido mucho apoyo y estoy contento de eso.

Fuente: La Nación – por  Nancy Arancibia / María Eugenia Durán – editado IEP – Publicado 01 junio 2012 – Enlace a la Fuente

Fotografía: Gentileza de www.coronado2012.fr / IEP

Share

Artículos Relacionados

Sin Comentarios

No hay Comentarios

Nada de momento. ¿Deseas comentar?

Escribir comentario

Write a Comment

Código de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Buscar en el IEP

Facebook

El Tiempo