IEP Instituto de Ecología Política

CHILE: La compleja puesta en marcha de los tribunales ambientales

CHILE: La compleja puesta en marcha de los tribunales ambientales
julio 17
06:30 2012
Fotografía Acuerdos.cl

Fotografía Acuerdos.cl

Hoy comienza el llamado del Consejo de Alta Dirección Pública (ADP) para encontrar a los integrantes de los tres nuevos tribunales ambientales, especializados en la tramitación de causas que se han ido multiplicando por la judicialización de grandes proyectos mineros y energéticos. El proceso parte hoy con el tribunal ubicado en Santiago, el que deberá estar operativo el 28 de diciembre. Los otros dos −Antofagasta y Valdivia− deben comenzar el 28 de junio del próximo año.
La tarea de llenar esos cargos no se prevé fácil: cada tribunal debe contar con tres ministros titulares (dos abogados y un licenciado en ciencias) y dos suplentes (un abogado y un licenciado en ciencias). Los titulares deberán tener 10 años de experiencia y “haberse destacado en áreas de derecho ambiental o administrativo” −según consta en el llamado de la ADP−, requisito que baja a ocho años en el caso de los suplentes. Para elaborar el perfil del cargo, la ADP tuvo reuniones con la Corte Suprema. Los candidatos no podrán, en los dos años anteriores a su nombramiento, haber sido ministros o subsecretarios de Medio Ambiente ni tampoco haber ocupado altos cargos de las reparticiones asociadas a esa entidad, como la Conama o Seremis regionales del área. El cargo exige dedicación exclusiva, salvo 12 horas semanales de docencia.

Para llenar cada uno de estos puestos, la ADP debe contar con un listado de entre 6 y 8 nombres, lo que en el caso de Santiago implica una nómina de 30 nombres −y 60 más para los otros dos de Antofagasta y Valdivia−. Se espera que el proceso de selección dure unos 80 días. La lista de la ADP pasa a la Corte Suprema y el pleno, en audiencia pública, recibe a los postulantes, para luego proponer una quina por cada cargo al Presidente de la República. Este debe someter al Senado su elección. Tres quintos de sus miembros deben aprobar a los nuevos ministros.

Todo este proceso debe terminar antes de diciembre en el caso de Santiago. “Sabemos que los tiempos son cortos”, dice el subsecretario de Medio Ambiente, Ricardo Irarrázabal. No obstante, confía que se logrará completar el proceso. Advierte que hay una alta expectativa por la entrada en vigencia de estos tribunales, lo que a la vez permitirá que comience a operar la Superintendencia de Medio Ambiente, la que actuará como fiscalizador de los compromisos ambientales de las empresas y del Estado, en los planes de descontaminación o normas como la de termoeléctricas, por ejemplo. Las resoluciones que este organismo tome luego pueden apelarse en los tribunales. “Habrá una mayor discusión técnica de las reclamaciones ambientales”, dice Irarrázabal, quien explica además que las causas que ya están en los tribunales ordinarios seguirán radicados ahí y no pasarán automáticamente a la nueva instancia judicial.

En el sector privado dudan que se puedan completar los 90 nombres que se requieren en el proceso total para designar a los ministros titulares y suplentes. Un impedimento será la renuncia económica, ya que “se obtienen mayores ingresos en el ejercicio privado de la profesión, lo cual es especialmente claro para los suplentes”, dice un abogado experto en Medio Ambiente. Un ministro tendrá un sueldo igual al Superintendente de Medio Ambiente, hoy fijado en $ 7.268.697 brutos, mientras que los suplentes obtendrán la mitad de ese monto.

También se establece que luego de dejar el cargo −que dura seis años− no podrán litigar en el tribunal que integraron por un plazo de dos años. En los restantes tribunales ambientales, la inhabilidad será de un año. “El proceso es engorroso y las inhabilidades posteriores tampoco facilitan la llegada de los mejores a estos tribunales”, dice Jaime Dinamarca, profesor de derecho ambiental.

LOS NUEVOS PROCESOS

Una vez conformados los nuevos tribunales, “es de esperarse que disminuyan los recursos de protección contra proyectos, porque estas son causas muy excepcionales y la instancia jurisdiccional más apropiada serán estos nuevos tribunales. Posiblemente las cortes sean más renuentes a aceptar estos recursos y los derivarán a los tribunales especializados”, comenta Dinamarca.

La ex ministra Ana Lya Uriarte, hoy académica de la Universidad de Chile, sostiene que los recursos de protección seguirán “siempre como una vía disponible cuando alguien vea alterado un recurso constitucional, como el vivir en un medioambiente libre de contaminación”. No obstante, reconoce que las causas deberían tender a radicarse en la justicia especializada “que entregará una jurisprudencia más uniforme que la que hemos visto hasta ahora”.

El experto en temas ambientales de Cariola, Diez, Pérez−Cotapos, Martín Astorga, sostiene que con esta nueva vía judicial es posible que se genere un aumento en los litigios −pues seguirán las causas por recursos de protección−, pero “tranquiliza saber que los asuntos técnicos serán resueltos por especialistas. El saldo es positivo”. En ese sentido, sostiene que hoy “en diversos fallos de Corte de Apelaciones y la Corte Suprema es posible ver errores técnicos graves a la hora de resolver asuntos de alta importancia”, por lo cual es esencial que hayan especialistas en la materia. También prevé que los titulares de los proyectos aprenderán “a trabajar con estas incertidumbres. Muchos van a iniciar su ejecución, teniendo estos juicios todavía en curso”.

Fuente Entorno Inteligente  La Tercera.com – Publicado 16 julio 2012 – Enlace a la fuente de esta Noticia 

Artículos Relacionados

Sin Comentarios

No hay Comentarios

Nada de momento. ¿Deseas comentar?

Escribir comentario

Write a Comment

Código de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Buscar en el IEP

Facebook

El Tiempo