IEP Instituto de Ecología Política

El cierre del camino a Castilla

El cierre del camino a Castilla
Septiembre 06
09:12 2012
Foto - ambiental.unab.cl

Foto - ambiental.unab.cl

Artículo de Opinión. El proyecto cayó por sus propios errores, y no fueron los ecologistas, sino la Corte Suprema quien lo detuvo.  

EL PROYECTO Termoeléctrica Castilla no será realidad. Y hay voces alarmistas que dicen que se pararán proyectos mineros en el norte. Voces que nos dicen lo mismo sobre HidroAysén. Pareciera que al igual que el binominal político, hemos entablado un binominal energético: carbón o mega hidroelectricidad. Sin embargo, si miramos alrededor del mundo, este “binominal” se está cambiando por matrices cada vez más diversas.

Estados Unidos no ha construido termoeléctricas a carbón ya en dos años, y el auge del gas natural que producen ha causado que por primera vez en su historia (sin norma ni razón ambiental) las emisiones de ese país estén bajando para contaminantes locales como el CO2, que causa el cambio climático.

En Chile, la incertidumbre de Castilla y el alto precio energético han causado que hayan ingresado a trámite ambiental más de 2,7 GW de energía solar. El mismo Centro de Despacho Económico de Carga del Sistema Interconectado del Norte Grande (CDEC-SING) ha catastrado un total de 5,8GW de energías renovables, 4,3GW solares, 1,4 GW eólicos, y el resto en geotermia.

De concretarse los proyectos solares, podríamos superar a Estados Unidos en capacidad instalada de energía solar. Para suplir la energía que falta de noche, por el ciclo de generación, se podría optar por energía a gas natural que no genera agua caliente a los niveles de una central de carbón y casi 100% menos emisiones de azufre y material particulado.

Atrás ha quedado la incertidumbre de suministro del gas natural argentino, con la instalación de terminales de gas natural licuado que traen en barco el equivalente a meses de consumo energético del país, y que pueden provenir del lugar que ofrezca el mejor precio. En estos momentos EEUU empezará a exportar este gas, causando una baja en el precio global que podría llegar a un 30% o más.

La planta de Castilla habría generado cerca de 18 millones de toneladas de CO2 al año, equivalente a un poco más de una tonelada de CO2 por chileno. Si pensamos que nuestra huella ambiental es de cinco toneladas de CO2/año por persona, es un aumento de 20%. Una tonelada de CO2 es lo que reduzco andando en bicicleta todos los días al trabajo. Y en nuestro nombre se hubieran quemado 300 kg de carbón por el funcionamiento de esta central. Para el sector exportador, esta carga es tremenda. Solamente para compensar las emisiones de esta termoeléctrica se requeriría cerca de US$ 180 millones anuales en bonos de carbono.

El proyecto cayó por sus propios errores, y no fueron los ecologistas, sino la Corte Suprema quien lo detuvo. Quizás la lección es hacer proyectos de menor envergadura que incorporen a las comunidades desde temprano, para lograr una aprobación ambiental sin contratiempos.

El cierre del camino a Castilla nos obliga a transitar por un camino más incierto, pero que nos traerá grandes beneficios, como un desarrollo tecnológico inclusivo y nuestro dentro de las infinitas posibilidades de desarrollar energías renovables en el país.

Fuente: LaTercera – por Marcelo Mena – Publicado 6 septiembre 2012- Enlace a la fuente de esta noticia

Artículos Relacionados

Sin Comentarios

No hay Comentarios

Nada de momento. ¿Deseas comentar?

Escribir comentario

Write a Comment

Código de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Buscar en el IEP

Facebook

El Tiempo