IEP Instituto de Ecología Política

En el Mundo, el CO2 alcanza su máximo histórico

En el Mundo, el CO2 alcanza su máximo histórico
Mayo 20
06:50 2013
En la fotografía Antonio Morales IMG SueloSolares

En la fotografía Antonio Morales IMG SueloSolares

Opinión internacional. Políticas energéticas anti- renovables como las desarrolladas por los políticos españoles dirigidos por UNESA desencadenan estos resultados de CO2 tan desoladores. Las renovables no son una opción. Deberían ser una obligación a nivel mundial.

Hace unos días, la concentración de CO2 en la atmósfera alcanzó su máximo histórico al llegar a las 400 partes por millón de moléculas. Se trata del mayor porcentaje registrado en tres millones de años, según los datos de la estación meteorológica Mauna Loa, considerada como el epicentro mundial para el estudio de los gases de efecto invernadero.

Para los responsables del Centro Oceanográfico de San Diego y de la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de EEUU, la civilización se encuentra en  “zona de peligro” por  la quema de carbón, petróleo y gas natural  “que está siendo el motor de la dramática aceleración del CO2 en la atmósfera”. Según James Butler, director de la división de vigilancia global de la NOAA, “durante la civilización humana el dióxido de carbono ha estado en niveles de entre 180 a 280 partes por millón. En poco más de cien años la especie humana lo ha elevado a 400. No hay ciclo natural en este planeta capaz de hacer algo así tan rápido”. Para Ralph Keeling, científico e hijo del creador de la “Curva de Keeling”, uno de los medidores fundamentales de las transformaciones del clima, “la gente no ve peligros a corto plazo, así que no se asusta. Eso es parte del problema. No se atemoriza todo lo que debería. Si miras con detenimiento te das cuenta de la magnitud preocupante de lo que estamos haciendo”.

También hace muy poco la revista Nature Climate Change acaba de publicar un estudio de la Universidad de East Anglia, de Reino Unido, en el que se concluye que casi dos tercios de las plantas comunes y la mitad de los animales de la Tierra sufrirán una dramática disminución en este siglo debido al cambio climático.

En marzo de este año, el Centro para el Hielo y el Clima del Instituto Niels Borh, de la Universidad de Copenhague, nos advertía de que cada dos años se producirá un huracán como el “Katrina”.

En el pasado mes de febrero la Universidad de Harvard daba cuenta de un informe en el que advertía que los primeros síntomas de la influencia del calentamiento global en los acontecimientos meteorológicos especialmente fuertes o intensos ya están aquí y van a seguir estándolo “y se intensificarán en los próximos años”.

En el pasado mes de enero EE.UU informaba que el cambio climático es una de las principales amenazas para su seguridad, hasta el punto de que El Pentágono considera que “aunque el cambio climático no causa conflictos por sí solo, puede actuar como acelerador de la inestabilidad o el conflicto”. No en balde Barack Obama insiste una y otra vez en que “seguiremos respondiendo a la amenaza del cambio climático sabiendo que si no actuamos traicionaríamos a nuestros hijos y a las generaciones futuras. Algunos negarán el dictamen abrumador de la ciencia, pero ninguno puede evitar el impacto devastador de los incendios pavorosos, las sequías catastróficas y las tormentas más potentes”.

También por esas fechas Josep Antón Morgui, del departamento de Ecología de la Universidad de Barcelona y del IC3 nos  decía que  “las predicciones han fallado. El peor de los escenarios es el que usa energía intensamente, y además solo de combustibles fósiles” y avisaba de las graves afecciones sobre la salud producidas por el cambio climático.

En  diciembre del año pasado, la Universidad de Ohio nos lanzaba una alarma porque la Antártida se calienta a un ritmo mucho más rápido de lo previsto, “lo que contribuye al aumento del nivel de mar y a un escenario imprevisible en las próximas décadas”.

He querido relatar solamente los últimos informes más significativos, aunque en realidad podría estar citando decenas y decenas de estudios y de cumbres planetarias  sobre el cambio climático y sus consecuencias que parecen caer un día si y otro también en saco roto. Porque los efectos no son inmediatos y porque “la gente no ve peligros a corto plazo”, en las últimas décadas se ha intensificado la presencia de un movimiento a gran escala llamándonos al negacionismo y al cuestionamiento de los efectos del cambio climático.  A través de organizaciones  como el Donors Trust y el Donors Capital Fund, los más importantes lobbies energéticos mundiales han inyectado y siguen inyectando miles y miles de millones a investigadores, universidades y medios de comunicación para contrarrestar los informes científicos concluyentes sobre el cambio climático. Exxon Mobil, Chevron, BP, EON, BASF, Bayer, Koch Industries (una de sus matrices en España  fabrica los papeles higiénicos Colhogar) y muchas otras han ido tejiendo una red tupida de centros de pensamiento ultrareaccionarios y negacionistas en todo el mundo (Heartland Institute, Heritage Fondation, Competitive Enterprise Institute, European Enterprise Institute, Atlas Economic Research Foundation, Cooler Heads Coalitionen… En España se valen de FAES y Juan de Mariana…) a los que financian directamente para intentar torcer el mensaje científico y la percepción ciudadana sobre la peligrosa deriva del clima.

Y no solo los lobbies. Poco a poco se ha ido instalando entre nosotros (a mi me lo dijo personalmente no hace mucho un importante representante empresarial) el que lo primordial es salir de la crisis y no el medio ambiente. Lo fundamental es invertir y crecer. Da lo mismo dónde, cómo y de qué manera. Muchas empresas no cejan en pelear contra los planes de protección y los estudios de impactos medioambientales mientras hablan de desarrollo sostenible. También un significado empresario nos decía hace poco que la señal de la salida de la crisis sería cuando viéramos de nuevo al sur de la isla lleno de grúas…

Y para mejor muestrario el de la política energética en Canarias. Andan desaforados en introducir el gas y las prospecciones petrolíferas y ponen cada día nuevas zancadillas a las renovables paralizando la central hidroeléctrica de Chira-Soria, retrasando la consideración de un régimen diferenciado a la producción de energías limpias o impidiendo la instalación de energía eólica con la excusa de las afecciones aeroportuarias (fácilmente corregibles). Y del balance neto y la generación cercana de energía ni olerla, claro. En los últimos días hemos visto, además, como los empresarios expresan su temor a que se deje sin efecto el último concurso eólico y cómo las nuevas normas de seguridad aérea bloquean aún más a la energía eólica, pero el ministro no para de hacer llamadas a las bondades del gas y del petróleo (además del fracking y el carbón en la península).

Hace unos días Elisabeth Rosenthal escribía en El País-The New York Times un artículo contundente: “¿De verdad necesitamos los combustibles fósiles?”. Para esta prestigiosa científica y periodista se está manteniendo artificialmente a nivel mundial el uso de los fósiles en detrimento de las renovables. Nos dice que “merece la pena reflexionar sobre hasta qué punto necesitamos realmente los combustibles fósiles” y cita un estudio de la Universidad de Stanford que asegura que “es absolutamente falso que necesitemos gas natural, carbón o petróleo. Es un mito”. Es más o menos lo que nos dice Jeffrey D. Sachs: “Durante años, los climatólogos han estado advirtiendo al mundo de que el alto consumo de combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas natural) va a provocar un cambio climático de origen humano (…) Las evidencias son sólidas y se están acumulando con rapidez. La humanidad se está exponiendo a un peligro cada vez mayor”…

Pero por aquí seguimos en las mismas. Defendiendo los intereses de los lobbies petroleros y gasistas y poniendo en riesgo a un territorio frágil en el que empiezan a aumentar las temperaturas, el nivel del mar y la desertización; a aparecer peces tropicales y legiones de aguavivas y a sucederse fenómenos meteorológicos adversos.

Fuente Antonio Morales Méndez- Alcalde de Agüimes|Publicado 20 mayo 2013 | Enlace a la fuente de esta Noticia 

Artículos Relacionados

Sin Comentarios

No hay Comentarios

Nada de momento. ¿Deseas comentar?

Escribir comentario

Write a Comment

Código de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Buscar en el IEP

Facebook

El Tiempo