IEP Instituto de Ecología Política

Ley de Concesiones Eléctricas: la sociedad civil en alerta

Ley de Concesiones Eléctricas: la sociedad civil en alerta
Julio 19
07:05 2013
AGENCIA UNO_

AGENCIA UNO_

La organización de la sociedad civil ha demostrado que, actuando en forma organizada y con espíritu movilizador, es posible influir y frenar proyectos que atenten directamente contra los derechos humanos y del medio ambiente. Habrá que estar atentos a la evolución de la ley en el legislativo.
Chile está movilizado e informado: ya nadie acepta que le pasen gato por liebre (ni que le metan el dedo en el ojo). En los últimos años se ha observado un aumento en el interés de la gente por participar y deliberar en torno a diferentes temáticas, siendo educación y medio ambiente dos de los principales temas. En particular, la movilización en la temática ambiental ha logrado poner freno al desarrollo de señeros proyectos eléctricos que sólo buscan engrosar los bolsillos de unos pocos (los mismos de siempre) a costa del bienestar de todos los chilenos y chilenas, y el medio ambiente que nos sostiene. Frente a la ausencia de una planificación y participación activa del Estado en materias de energía, se ha terminado privilegiando la seguridad de los inversionistas, excluyendo los impactos negativos en las comunidades locales y el ambiente. Esto a su vez ha llevado a que sean las empresas quienes definan la política energética en nuestro país.

En esta línea, un caso emblemático es el proyecto Hidroaysén, que lleva más de cinco años tratando -a como dé lugar- de saltarse la institucionalidad existente para ser aprobado y con ello -según ellos- poder salvar a la sociedad chilena de quedarnos sin luz, lo cual ha sido ampliamente cuestionado. Entre otros, el profesor de Ingeniería de la Universidad de Chile Roberto Román y Stephen Hall en 2008 presentaron un estudio que concluye que si nos tomáramos en serio la eficiencia energética (no sólo ir a la oficina sin corbata) se obtendrían reducciones en el consumo equivalente al megaproyecto hidroeléctrico.

Ya en 2013, habiendo agotado otras vías, el gobierno, en conjunto con empresarios eléctricos, está intentando pasar con garrocha por sobre el sistema de evaluación de ambiental (SEA), mediante el Proyecto de Ley de Concesiones Eléctricas, para despejarle la cancha a Hidroaysén. Este proyecto busca modificar la Ley General de Servicios Eléctricos (2006), que rige actualmente el proceso de concesiones y transmisión de electricidad.

La modificación pretende simplificar varios procesos relacionados con la aprobación de proyectos eléctricos. Por esta vía no sólo viola el Convenio 169 de la OIT de consulta previa al desarrollo de proyectos a los pueblos originarios, sino que también reduce los espacios de participación ciudadana, al permitir la fragmentación de las propuestas, facilitando la aprobación de los estudios particulares de impacto ambiental. De aprobarse, este mecanismo (que evita tener que someter el proyecto completo a una evaluación única) facilitaría enormemente el desarrollo de Hidroaysén. La Ley de Concesiones también afectaría directamente reservas y parques, ya que se podría solicitar concesiones o servidumbre (transmisión de energía) dentro de ellos, con aviso previo al Ministerio de Bienes Nacionales; otro punto a favor del megaproyecto de Colbún y Endesa. Asimismo, introduce la figura de las concesiones eléctricas ilimitadas (aunque caducables bajo ciertas condiciones). Entre muchos otros aspectos problemáticos.

Varias organizaciones sociales, fundaciones y ONG’s se organizaron para expresar sus reparos al proyecto de ley, difundiendo las principales críticas al mismo (ver video realizado por el Consejo de Defensa de la Patagonia) a través de diversos medios y redes sociales. El rechazo a la modificación de la ley se vio potenciado por la campaña “Vota Sin Represas”, que comprometió a diversas figuras públicas y políticas en rechazo al megaproyecto de Hidroaysén. El éxito de ambas campañas ha radicado en su capacidad de posicionar la defensa del medioambiente como un tema transversal, integrando actores de las diferentes esferas (políticos de izquierda y derecha, periodistas influyentes, líderes de movimientos sociales, entre otros), con críticas certeras y de sentido común.

En parte a raíz de este trabajo, el 4 de julio, en el Senado, se introdujeron indicaciones al Proyecto de Ley que frenan la simplificación del otorgamiento de concesiones mencionada anteriormente; y este miércoles la Cámara de Diputados rechazó el proyecto como estaba, con lo cual deberá ser analizado en Comisión Mixta (5 diputados y 5 senadores dirimen). Ayer jueves el proyecto con las indicaciones fue aprobado por los senadores de la Comisión Mixta, pero aun falta que se expresen los diputados (no está establecida la fecha).

Esta vez, la organización de la sociedad civil ha demostrado que, actuando en forma organizada y con espíritu movilizador, es posible influir y frenar proyectos que atenten directamente contra los derechos humanos y del medio ambiente. Habrá que estar atentos a la evolución de la ley en el legislativo. Puedes hacer un seguimiento del trámite acá.

Fuente El Dinamo -Publicado 19 julio 2013 – Enlace a la fuente de esta Noticia 

Artículos Relacionados

Sin Comentarios

No hay Comentarios

Nada de momento. ¿Deseas comentar?

Escribir comentario

Write a Comment

Código de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Buscar en el IEP

Facebook

El Tiempo