IEP Instituto de Ecología Política

Cambio climático, del condicional al presente

Cambio climático, del condicional al presente
octubre 30
14:21 2013
Foto: cambioclimaticochile.cl

Foto: cambioclimaticochile.cl

Hemos explicado el cambio climático conjugado en condicional y proyectado al futuro, pero esto ha condenado las historias que contábamos en un escenario incierto, que parecía que había que validar continuamente.

Con la reciente presentación del informe de expertos del IPCC , el cambio climático ha vuelto a nuestros informativos, breve e intensamente, quizás para recordarnos que nunca se había ido del todo, quizás para hacernos pensar (de nuevo) en cómo comunicar mejor un fenómeno global y trascendente como pocos .

Brevemente, apunto cuatro reflexiones al hilo de la actualidad:

1. Pasar del condicional al presente: Hemos explicado el cambio climático conjugado en el condicional y el futuro y esto ha condenado las historias que contábamos en un escenario incierto, que parecía que había validar continuamente. Nuestro lector no ha sabido cómo procesar titulares llamativos pero excesivamente lejanos en el tiempo, llenos de cifras redondas y rotundas que el superaban en magnitud. Y en cambio, el cambio climático se puede y se debe explicar en presente; porque es en el presente que ya sufrimos algunos de sus efectos y porque es en el presente que debemos activar urgentemente y decididamente las políticas para abordar sus potenciales efectos una vez se produzcan en el futuro .

2. No es una fatalidad, es una realidad en la que podemos intervenir (al menos en la parte del cambio climático atribuible a la acción del hombre, se entiende). Es verdad que algunos datos científicos nos invitan a pensar que en algunos casos ya nos encontramos en una situación de no retorno, que ya es tarde para invertir la inercia. Pero no es menos cierto que estos escenarios son precisamente eso, proyecciones que pueden pasar o no, y que en todo caso hay un margen de acción reconocido por los expertos en el que podemos y debemos actuar. Cabe modular bien la tentación del catastrofismo, por tanto, y preguntarnos cuál es la estrategia más apropiada para activar el preciado binomio atención-reacción. ¿Decir que todo está perdido? ¿O decir que todavía estamos a tiempo? Nuestra mirada, saturada de señales, ha sido vacunada contra el tremendismo y desconfía de la complacencia, demasiado a menudo disfrazada de marketing verde. Debemos hablar, con las dosis justas de pasión y realismo, de las respuestas que ya son posibles hoy.

3. No es sólo un tema científico, es también un tema político. La Academia tiene en el cambio climático uno de sus campos de debate y trabajo más cruciales. Y como tal lo aborda, aplicando el método científico, con su propio vocabulario y convenciones. Es natural que sea así. Los datos del último informe del IPCC tienen un gran valor porque sintetizan el estado de la cuestión en la ciencia sobre el cambio climático, son, además, una herramienta para hacer mejor política. Pero la ‘política’ no la podemos dejar en ‘suspenso’ a la espera de la concreción del debate científico. Los dos procesos tienen que estar bien coordinados, aceptando que tienen dinámicas y tiempos diferentes. Hemos hablado ampliamente de equipos de investigadores y universidades de gran prestigio, pero menos de las políticas públicas que ya están marcando la diferencia. Y hemos perdido la oportunidad de valorizar estas iniciativas … y estos actores, algunos de los cuales muy cercanos .
4. El cambio climático es un tema local, principalmente. Aunque la mayoría de medios generalistas suelen aproximarse al tema desde la perspectiva de la política internacional (grandes cumbres, protocolos internacionales) una parte significativa de políticas concretas las están promoviendo ciudades y regiones, por no hablar de empresas y organizaciones. Es conveniente bajar el reto a pie plano. La falta de voluntad política de los grandes eventos internacionales se explica, sencillamente, por la debilidad del tema en las agendas locales.

Focalicemos pues, en lo más pequeño para luego elevar nuestra mirada, dotados de razones y con el apoyo de nuestras comunidades, en los espacios de decisión globales. Hacerlo al revés, lo hemos visto, está condenado al fracaso. Podemos ayudar a ello desde los medios. Sostenible hace tiempo que trabaja en esta línea, reivindicando el trabajo de tantos y tantos ayuntamientos!

Fuente: ecoticias.com, publicado 29 octubre 2013, enlace a fuente de la noticia

Tags
Share

Artículos Relacionados

Sin Comentarios

No hay Comentarios

Nada de momento. ¿Deseas comentar?

Escribir comentario

Write a Comment

Código de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Buscar en el IEP

Facebook

El Tiempo