IEP Instituto de Ecología Política

Los reclamos ciudadanos y judicialización del proyecto Cuervo

Los reclamos ciudadanos y judicialización del proyecto Cuervo
octubre 30
17:02 2013
Foto: patagoniasinrepresas.cl

Foto: patagoniasinrepresas.cl

No faltan quienes piensan que estamos perdiendo el tiempo y energías al recurrir al Comité de Ministros, por eso vale recordar que como sucedió con HidroAysén, estas acciones pueden poner en serios aprietos al sistema y gobierno de turno, además que son indispensables para futuros pasos, como recurrir a tribunales ambientales. Tras la aprobación del Estudio de Evaluación Ambiental, EIA, de las represas en el Cuervo el pasado 10 de septiembre y la posterior publicación y notificación de la respectiva Resolución de Calificación Ambiental, del 16 y 27 de ese mes, corrieron los plazos legales para las acciones ciudadanas.

Estas acciones se orientaron por la vía administrativa, eso es, presentar reclamos antes las respuestas ponderadas que hizo la Comisión de Evaluación Ambiental Regional, CEAR, a nuestras observaciones al EIA, y por la vía judicial, esto es, presentando un recurso de protección ante las garantías constitucionales amenazadas.

Para todo esto, por cierto, los plazos son exiguos, el cúmulo de información a revisar inmenso y evidentemente a este trabajo se suman aquellos de rutina y los compromisos contraídos con anterioridad. En suma, significa un esfuerzo y estrés importante para quienes nos dedicamos a esto.
En el caso de los reclamos, se logró que al menos cuatro de las organizaciones y coaliciones de organizaciones ciudadanas que habían observado el EIA, insistiesen ante el Comité de Ministros, al igual que varias de las personas naturales y quienes habían suscrito diez formatos tipo con observaciones. Así, entre el jueves 17 y viernes 18 de octubre, hubo al menos diez presentaciones de cartas en el Servicio de Evaluación Ambiental, cada una con sus respectivos reclamos.
En nuestro caso, que en su momento habíamos presentado sobre cuatrocientas observaciones de todo tipo, alcanzamos esta vez a presentar 206 reclamos pormenorizados. Y la verdad es que nos faltó revisar y reclamar unas decenas más.
Ahora bien, un buen número de estos reclamos tratan sobre la falta de respuesta a nuestras observaciones y a aspectos de criterio de la CEAR, aparte de hacerles ver que sus respuestas se basan sobre un 90% en los arreglos, complementos y el EIA rehecho por la empresa vía adendas posteriores a la participación ciudadana de un pésimo estudio, que debió haber sido rechazado en su oportunidad.

Otra cantidad importante, se refiere al tema de los riesgos geológicos (represa en falla geológica, seguridad portezuelo al Tabo, inducción sísmica). En este tema, destacan las contradicciones entre la información geológica existente y las respuestas ambiguas de la empresa, lo cual nos parece amerita, al menos, un estudio independiente por una entidad de experiencia reconocida.

Otro grupo de reclamos se debió a causa de antecedentes basados en estimaciones, extrapolaciones, suposiciones, manipulación de modelos y bibliografía según conveniencia. En esto destaca el tema del caudal del Río Cuervo y la utilización de la represa “La Grande” de Quebec (ubicada en un clima continental frío no homologable a aquel templado lluvioso del Cuervo).

Otros reclamos tratan de lo impresentable que es dejar cerca de 18 Km. del Río Cuervo con solo 3% a 4% de su caudal, para entregar finalmente en el fiordo algo mas de 10%. Es más, en ese último tramo, en que el afluente Río Marta “salva” el caudal, se supone el río esta calificado como de importancia ambiental. A esto se suma el tiempo de llenado del embalse de largos diecisiete meses en los que, por una parte, se entrega al fiordo solo 11,9 m3/seg. del caudal original de agua dulce (95,1 m3/seg. en promedio), mientras, arriba en la zona lacustre donde se origina el río, la inundación con el embalse afectaría al menos una temporada de reproducción.

En esa zona de inundación de 13.000 hectáreas de los lagos Meullín, Yulton y las lagunas Quetro y ríos Desaguadero y Maca, con sus especiales ecotonos y sus prístinos valles circundantes de bosque y humedales que desaparecerían bajo las aguas de un embalse uniforme, origina otro grupo de reclamos.

La destrucción de esa valiosa área en que habitan sobre 40 especies en lista de conservación, es solo mínimamente, o es definitivamente no compensada, como es el caso de cerca de 6 mil hectáreas de suelo que se pierden bajo el agua. La amenaza que implica el proyecto para especies en peligro como el huillín, la ranita de Darwin y otras emblemáticas como los puyes, se pretende mitigar con resultados inciertos de futuros estudios o con la también incierta probabilidad de que esas especies y su hábitat se adapten a nuevas condiciones como la fluctuación en cinco metros del nivel del embalse. Eso, por supuesto también es impresentable.

En cuanto a lo que ocurra en el fiordo, nos encontramos con que también es incierto, ya que la Gobernación Marítima exigió un nuevo estudio oceanográfico. A propósito: ¿Cómo es que se aprobó ese EIA si aún le falta una de sus partes? Igualmente, a causa de las condicionantes que hace la CEAR, nos encontramos con que hay y habría otras partes del proyecto sin evaluar, como es el caso de la marina comprometida por la empresa en Bahía Acantilada y el camino exigido por la Intendenta.
Ahora, no faltan quienes piensan que estamos perdiendo el tiempo y energías al recurrir al Comité de Ministros, por eso vale recordar que, como sucedió con HidroAysén, estas acciones pueden poner en serios aprietos al sistema y gobierno de turno, además que son indispensables para futuros pasos, como son el recurrir a tribunales ambientales. Aparte que la experiencia nos ha enseñado que nunca hay que dejar de hacer todas las acciones que sean posibles y que siempre con alguna se logran resultados positivos.
En el caso del Recurso de Protección presentado por la Fiscalía Ambiental el jueves 17, al que se hicieron parte la semana pasada mas de 60 ciudadanos comprometidos con la causa y con el apoyo entusiasta del abogado De los Reyes, este fue acogido por la Corte de apelaciones de Coyhaique el viernes 25, con orden de no innovar en la tramitación del proyecto. En las semanas siguientes vendrán los descargos de la contraparte, los alegatos y posiblemente luego alguna de las partes decida recurrir de apelación ante la Corte Suprema.
La cuestión es que, tal como las represas de HidroAysén, aquellas peligrosas y altamente destructivas del Cuervo están lejanas a tener aprobación definitiva y seguirán en el limbo aun por bastante tiempo.
Fuente: Aysén Reserva de Vida, opinión de Peter Hartmann, Director Codeff Aisén, Coordinador Coalición Ciudadana por Aysén Reserva de Vida.

Artículos Relacionados

Sin Comentarios

No hay Comentarios

Nada de momento. ¿Deseas comentar?

Escribir comentario

Write a Comment

Código de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Buscar en el IEP

Facebook

El Tiempo