IEP Instituto de Ecología Política

La ciudadanía energética en América Latina, un compromiso que crece

La ciudadanía energética en América Latina, un compromiso que crece
noviembre 15
16:44 2013
Foto: cultivandoaguaboa.com.br

Foto: cultivandoaguaboa.com.br

Para cambiar de manera global el modo de producción y de consumo de la energía, me parece que es necesario que los ciudadanos desempañen un papel mayor tanto en la producción como el consumo de energía. ¿Cómo podrían los ciudadanos actuar y participar en proyectos de ciudadanía energética?

En una primera etapa, pienso que es esencial el acceso a la información sobre temas de eficiencia energética, de modo que puedan conocer los problemas que los rodean y así, empezar a encontrar soluciones alternativas. No es casual que el Principio 10 de la Declaración de Río de 1992 haya puesto al ciudadano como un actor central y permanente en la búsqueda de información y en la toma de decisiones energéticas.

De manera general, los Estados de América Latina han empezado a poner al ciudadano como un actor energético en sí mismo, pero aún estamos muy lejos de una verdadera descentralización, donde podamos ver países mayormente comprometidos con el desarrollo de las energías renovables. Sin embargo, en algunos de ellos ciertas organizaciones ya empiezan a realizar acciones e iniciativas que comprometen de manera directa al ciudadano.

Brasil es uno de estos países, pues ha desarrollado una política muy comprometida con algunas energías renovables como los biocarburantes y la biomasa, lo que hace que su matriz energética sea muy particular en el contexto latinoamericano. Recibió dos veces a la mayor conferencia mundial sobre medioambiente, razón por la cual la Conama de España (Comisión Nacional del Medio Ambiente) lo invitó a su décima edición en 2010. Con ello, se constituyó el Foro Hispano-Brasileño que calificó a Brasil como un “ejemplo de desarrollo sostenible y un modelo de evolución social para la ciudadanía”.

En el Foro se presentaron los proyectos puestos en marcha en el país, entre los cuales uno me llamó la atención: el proyecto Cultivando Agua Buena, desarrollado por la compañía pública brasileña-paraguaya Itaipú Binacional. Su objetivo es reducir los impactos sociales y ambientales provocados por la presa hidroeléctrica, y consiste en gestionar de forma más sostenible el agua, la vida y el suelo de la cuenca del río Paraná.

Veintinueve municipios se benefician del plan en el que participan 2.146 organizaciones que tienen como finalidad promover la sostenibilidad en la región, mediante la educación ambiental y donde la participación ciudadana es una de las claves del proyecto.

Cultivando Agua Buena

¿Cómo se materializa la participación de los ciudadanos en esta experiencia? Vamos por parte.

Primero se realizan acciones de sensibilización y de información que buscan cambiar los modos de ser y de sentir. Estas acciones se concretan a través de los Talleres del Mundo, 86 en total. Ellos ayudan a la comunidad a identificar los problemas medioambientales que la rodean, de manera que sea ella misma la que elabore medidas y controle que se lleven a cabo. Los Talleres crean consciente en la gente y en los sectores laborales de la necesidad de cambiar su modo de vida para que el medio ambiente se vuelva una ventaja para su desarrollo y no un obstáculo.

Se trata por ejemplo, de estudiar técnicas para una agricultura biológica o para limitar los impactos de la pesca. Además, los ciudadanos pueden hacer consultas y participar en el Laboratorio Ambiental cuyos técnicos analizan desde 1991 los impactos que la construcción de la presa hidroeléctrica de Itaipú ha provocado en el medio ambiente y la biodiversidad de la región. Gracias a esa iniciativa de crear una ciudadanía energética, el Proyecto Cultivando Agua Buena recibió en 2005 el premio Carta de la Tierra, concedido por la ONG Iniciativa Carta de la Tierra.

“La Energía es Increíble”

La situación en Uruguay es bastante diferente porque, por un lado, cuenta con un territorio centralizado en Montevideo, su capital, y por otro, tiene una política muy abierta a las innovaciones, donde la ciudadanía energética es considerada de interés nacional. Más aún, el gobierno sostiene y propone iniciativas nacionales para mejorar el acceso a la información ambiental y desarrollar la enseñanza sobre temas de eficiencia energética. Algunas asociaciones realizan proyectos didácticos para los niños, en adecuación con los programas gubernamentales.

Así, entre los años 2006-2007, la asociación civil Iniciativa Latinoamericana, en cooperación con el Ceuta (Centro Uruguayo de Tecnología Aplicada), propuso un programa escolar sobre la energía para los niños de sexto año de primaria.

Esta asociación realiza encuentros de emprendimiento de innovación social y participación ciudadana, y la educación ambiental que desarrollan se ciñe plenamente a sus objetivos.  Para ello, les entregan a los niños una guía educativa titulada “La Energía es Increíble”. El pequeño libro cuenta con definiciones de los diversos recursos de energía y explica las ventajas de las energías renovables no convencionales en palabras adecuadas para niños de doce años. Incluye juegos sobre las buenas prácticas en torno a la eficiencia energética y modelos para construir aparatos eficientes, como un calentador solar de botellas y una olla bruja.

Difundir conocimientos esenciales y básicos es una de las maneras como se puede crear conciencia en una sociedad.  En efecto, es lo que hace la guía, porque involucra directamente a los alumnos y a los maestros. A estos se les distribuye el mismo texto, pero más descriptivo y teórico para que en sus clases analicen y apliquen los diferentes principios desarrollados en él. Los padres también aprenden, porque sus hijos llevan sus conocimientos y trabajos manuales al hogar.

Desde su propuesta en 2006 ante el Ministerio de Educación y la Dirección Nacional de la Energía del Ministerio de Industria, Minería y Energía, el programa “La Energía es Increíble” fue declarado de interés nacional y entregado a todos los niños que cursan el último año de la enseñanza primaria en las escuelas públicas.

Fuente: Columna de Théo Drilleau, alumno francés realizando una pasantía en el IEP. Publicado 15 noviembre 2013.

Artículos Relacionados

Sin Comentarios

No hay Comentarios

Nada de momento. ¿Deseas comentar?

Escribir comentario

Write a Comment

Código de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Buscar en el IEP

Facebook

El Tiempo