IEP Instituto de Ecología Política

Hacer potable el agua de mar: una solución cada vez más factible

Wikimedia Commons

Hacer potable el agua de mar: una solución cada vez más factible
Octubre 16
11:50 2015

Para muchos el deseo de hacer potable el agua de mar ha estado presente. En el planeta, los océanos cubren más del 70% de la superficie de la Tierra y contienen el 97% de su agua y por esta razón, sumado a que de acuerdo a Naciones Unidas casi 2 mil millones de personas vivirán con escasez de agua en la próxima década, la necesidad de potabilizarla es una tarea urgente para la vida.

Hasta hoy el mayor inconveniente está radicado en su costo y en la enorme cantidad de energía que es necesaria para producirla. Actualmente la forma es extrayendo agua potable del mar, o agua salobre para luego hervirla y después recogiéndola evaporada como un destilado. Sin embargo, la incorporación de nuevas tecnologías y modelos de negocios abarataron los costos de producirla a la mitad y abren las puertas a proyectos ambiciosos que podrían cambiar la forma en que las ciudades son abastecidas del elemento.

Hasta hoy, la mayor planta desalinizadora del planeta se encuentra en Tel Aviv (Israel) y en la actualidad se encuentra en proceso de modernización y ampliación. Una vez concluidas las obras producirá 624 millones de litros diarios de agua potable vendiendo 1.000 litros (el consumo promedio  semanal de una persona) por US$0,70.

Pero hay otras plantas en desarrollo y una de las más innovadoras es la Ras al-Khair que se encuentra en Riad, Arabia Saudita, y cuya producción plena será en diciembre. Se espera que pueda abastecer a la población con mil millones de litros diarios. Sumado a esto, tendrá una planta de electricidad que será combinada al proceso de desalinización produciendo 2,4 mw.

Pero hay otras alternativas en estudio para producir la desalinización. En conversación con BBC Mundo el doctor Michael Stadermann, del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore de California, hablo de la llamada desionización capacitiva, un método en etapa experimental que en esencia es tener un imán para atraer la sal. “Deberíamos ser capaces de desalar el agua usando entre la mitad y una quinta parte de la energía de la ósmosis inversa”, asegura.

Y puede que vivamos en uno de los países con mayor cantidad de agua dulce pero en el resto del mundo el panorama es más complejo. Más de dos quintas partes de los 800 millones de personas en África viven en zonas de “estrés hídrico”, con menos de 1.700 metros cúbicos de agua por habitante.

Más información en BBC Mundo

Tags
Share

Artículos Relacionados

Sin Comentarios

No hay Comentarios

Nada de momento. ¿Deseas comentar?

Escribir comentario

Write a Comment

Código de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Buscar en el IEP

Facebook

El Tiempo