Columna Energía Ciudadana | Hacía una Primavera Energética en Chile

Por: Rodrigo Pérez – Abogado e Investigador Asociado del Instituto de Ecología Política

Das Schönauer Gefühl (El espíritu de Schönau) es el título de un documental alemán dirigido en el año 2008 por los realizadores Frank Dietsche y Werner Kiefer, el cual narra la épica de los habitantes del pueblo alemán de Schönau, quienes alertados por las consecuencias nefastas del desastre de Chernobyl, tomaron la iniciativa de organizarse y gestionar por su cuenta la generación y distribución de energía en su comunidad. En el camino, las organizaciones ciudadanas debieron afrontar un sinnúmero de dificultades, como aprender a gestionar la energía de la nada, convencer a sus propios miembros que aquello era posible y sobre todo, hacer frente bien la férrea resistencia de la industria energética privada.

Pero a fin de cuentas esta comunidad de Schönau, cuyos gestores del movimiento son conocidos como “los rebeldes de la electricidad”, ayudaron no sólo a potenciar el rol de la ciudadanía en la gestión energética, sino que además impulsar el uso de fuentes renovables, potenciándolas y consolidándolas.

Apreciando el caso alemán, y la significancia de que una comunidad asumiera un rol activo en un rubro que hasta ese momento era exclusivo de grandes conglomerados privados, y cimentándolo a partir del uso de fuentes limpias; nos hace caer en la reflexión si acaso el ejemplo es replicable en nuestra sociedad.

En el caso descrito, una situación particular como el riesgo de desastre nuclear, movió a Schönau hacia la autogestión energética. Entonces, ¿por qué en Chile necesitamos impulsar la Energía Ciudadana?.

Revisa la columna completa en Energía Ciudadana

Por la Vía de la Simplicidad

( por Manuel Baquedano publicada en El Mostrador) Cada vez más personas deciden comenzar a «votar con los pies» e iniciar un proceso de mudanza desde el «paradigma» de la civilización industrial -expresada en la sociedad de consumo bajo la forma capitalista o socialista- a otro nuevo que podría conducir a una civilización ecológica. Para todos ellas resulta hoy imprescindible comenzar a delinear una vía que les permita transitar ese camino. More…

Reforma al Código de Aguas: La crisis de gobernanza del Estado

La posesión privada de los derechos de agua mantiene al Estado sin poder administrar el uso de las cuencas en Chile. El negocio desarrollado sobre la base del recurso vital mantiene a las comunidades en una situación critica de existencia. Mientras, la reforma al Código de Aguas todavía se encuentra en el Congreso y su aprobación sigue lejana.

En el país hay 101 cuencas hidrográficas, de las cuales 75, entre el 2008 y 2015, se han decretado con escasez. Esta es la realidad de Chile, un territorio que se encuentra en una profunda crisis hídrica que busca un respiro.

More…

Consejo de Defensa de la Patagonia rechaza llamado de privados a represar todo el centro y sur de Chile

El Consejo de Defensa de la Patagonia (CDP) cuestionó los recientes dichos del vicepresidente ejecutivo de la Asociación de Generadoras de Chile, Claudio Seebach, quien, a raíz de la realización de la VIII Cena Anual de la Energía, hizo un llamado a re-impulsar el desarrollo de grandes centrales hidroeléctricas de embalse.

En la organización calificaron el discurso de “retrógrado y va en la dirección opuesta de la tendencia mundial y del auge nacional de las fuentes renovables no convencionales, que excluyen la gran hidroelectricidad, y no se hace cargo de la crisis socio-ambiental que enfrenta Chile”. Indicaron que desde hace décadas la sociedad chilena ha investigado y debatido estos temas y ya no acepta argumentos como que ‘el agua no emite gases de efecto invernadero’ cuando todos los cuerpos de agua naturales y artificiales emiten estos gases e investigaciones demuestran que los grandes embalses del mundo emiten anualmente 104 millones de toneladas métricas de metano, el poderoso GEI. “Son argumentos trasnochados sobre el supuesto desarrollo turístico que podría realizarse en torno a embalses. Basta visitar Ralco y Pangue en el Alto Biobío para constatar que esto denota desconocimiento” puntualizaron.

Las declaraciones de Seebach tienen aún menos sentido cuando Chile experimenta un auge de generación eléctrica por fuentes convencionales y ERNC. El SIC hoy tiene amplios excedentes, con una capacidad instalada de 17.500 MW, siendo que la demanda máxima es de solo 7.500 MW; una holgura de 140%, única en el mundo. Estos son hechos reconocidos por los CDEC y el gobierno. “El año 2015 las ERNC en el SIC-Norte tuvieron que verter 93,6 GW/h porque las termoeléctricas tienen saturadas las líneas. Es por esto que el ministro Pacheco promueve la exportación de electricidad a los países vecinos. Esta holgura permitiría tomarse el tiempo para una reflexión democrática profunda sobre cómo desarrollar y administrar sustentablemente los dos controvertidos e interrelacionados sectores de la energía y las aguas en Chile, en vez de llamar a volver a las mega-represas que ignoran lecciones aprendidas y tendencias mundiales” señalaron desde la organización.

En el Consejo de Defensa de la Patagonia agregaron que “Seebach habla de ‘revalorizar el agua’, pero solo como ‘combustible’ para la hidroelectricidad, justamente cuando las sequías están afectando gravemente al país, de norte a sur, apuntando hacia una crisis socioambiental sin precedentes”. En este sentido, sostuvieron desde el CDP que “ante el cambio climático y la desertificación lo que corresponde es la conservación y la restauración de las cuencas hidrográficas de nuestro país. Leyendo a Seebach queda claro que su preocupación fundamental es que el sector hidroeléctrico privado no pierda el control de los derechos de agua usurpados a toda la nación desde la dictadura. Perderlos implicaría también perder el mega-negocio de las grandes represas, monopolizado por el puñado de empresas privatizadas en forma altamente cuestionable, a las que Claudio Seebach representa”.

Cambio Climatico, ningún triunfo en París

Sara Larraín

El sábado recién pasado terminaron las negociaciones climáticas en París. Los líderes políticos declararon que los acuerdos alcanzados por los gobiernos constituyeron un triunfo histórico, para enfrentar el cambio, desde la fracasada Cumbre de Copenhague  en 2009.  Pero más allá de la estrategia comunicacional, en París se formalizó un paradigma de negociaciones que se acomoda a la “voluntad “de las partes, pero no se ajusta a los objetivos de la Convención  de Cambio Climático.

1.- Se renuncia a revertir el calentamiento global, que constituye el objetivo de la Convención firmada en la Cumbre de Río en 1992. El objetivo ahora es evitar que la temperatura planetaria aumente más de 2 grados promedio, procurando no superar los 1,5 grados.

2.- Se creó un nuevo sistema de compromisos de reducción de emisiones, en base a “contribuciones nacionales” que cada país comprometió en París. Pero la suma de esos compromisos es insuficiente, pues no sólo no permite reducir las emisiones para resolver el cambio climático, sino que tampoco logra controlar el calentamiento en más 2°C. Los científicos han advertido que la suma de los compromisos de reducción, implica que a fines de este siglo tendríamos un aumento de temperatura entre 2,7 y 3 grados Celsius. Un desastre climático.

3.- Los compromisos de reducción de emisiones acordados, no son  vinculantes. Su carácter voluntario implica que cada nación debe informar a Naciones Unidas como va con su compromiso, pero no hay multas ni sanciones si no cumple con ellos. Lo cual puede significar la ineficacia o fracaso del acuerdo.

4.- En París se avanzó hacia un sistema flexible de compromisos de reducción de emisiones, que incluye a los países industrializados y a los no industrializados, comprometiéndose un fondo de 100 mil millones de dólares para apoyar las acciones de los países  no industrializados. Pero este compromiso no quedó escrito en el texto del acuerdo de París.

Por todas estas razones las negociaciones de París no constituyen ninguna garantía para revertir el cambio climático o evitar que el calentamiento de la atmósfera continúe hasta más de 2°C, con  todos los impactos y fenómenos extremos que conlleva.

Por eso, se requerirá más que nunca la intervención de  los ciudadanos, tanto para presionar a los Estados a cumplir los compromisos voluntarios realizados en París, como también para concretar nuevas acciones que permitan mantener al año 2100 las condiciones de vida en nuestro planeta, al menos, como hoy las conocemos.

Columna publicada en Cooperativa 

De Hiroshima a Fukushima: el nuevo armamentismo nuclear de Japón

Pareciera ser que pueblo japonés no aprendió la lección. Se cumplen 70 años desde que nuestra civilización industrial inauguró la era nuclear, cuando Estados Unidos hizo explotar una bomba atómica que mató en forma casi inmediata a más de 155.000 personas en las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, seguido de un número indeterminado de muertes como secuela de la radiación.

More…

El estado del clima y el clima de los Estados

Gerardo Honty, analista de CLAES Centro Latinoamericano de Ecología Social

Mientras el cambio climático avanza de acuerdo a lo previsto en los peores escenarios imaginados por la ciencia climática, la mayoría de los países latinoamericanos esperan sentados a que “los otros” se ocupen de los resultados de la COP 21.

El reporte recientemente publicado de la Administración Oceánica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA)[i] confirma las previsiones largamente anunciadas respecto del cambio climático. Desde 1997 se han sucedido 17 de los 18 años más cálidos en el planeta y 2014 fue el último en superar todos los récords.

La concentración de dióxido de carbono en la atmósfera continúa aumentando y ya se situó en 397,2 ppm y la temperatura media en 2014 fue la mayor en los últimos 135 años de los que se mantienen registros. Europa y México tuvieron su año más cálido desde que se mide la temperatura y varias regiones del mundo alcanzaron records históricos.

Los océanos también tuvieron su record y el promedio global de la temperatura superficial del mar alcanzó en 2014 la mayor marca de la historia elevando el nivel medio global del mar en 67mm respecto a la media anual del año 1993, cuando comenzó su monitoreo satelital.
Las capas de hielo del Ártico y Groenlandia así como las masas glaciares continúan reduciéndose y las anomalías climáticas a todo lo largo y ancho del mundo se multiplican: precipitaciones y sequías inusuales, inundaciones y ciclones tropicales entre otros.

En nuestra región, la mayor parte de 2014 se caracterizó por el aumento de la temperatura del Océano Pacífico que influyó en el clima de toda América del Sur. La media anual de temperatura estuvo predominantemente por encima de lo normal en la región con anomalías de entre + 0,5 ° C y + 1,5 ° C.

En Brasil, las temperaturas medias fueron mayores a lo normal la mayor parte del año. Durante los meses de enero y febrero la ciudad de São Paulo experimentó su verano más cálido desde 1943. La ciudad de Río de Janeiro registró su mayor record de temperatura alcanzando 40,6 ° C el 3 de febrero.

En Colombia, las temperaturas fueron superiores a lo normal durante la mayor parte del año, registrándose temperaturas máximas de hasta 5°C por encima de la media. Del mismo modo, en el Ecuador, el promedio la temperatura para 2014 estuvo promedialmente por encima de lo normal, con anomalías entre + 0,5 ° y + 1,5 ° C.

En el Cono Sur la temperatura media estuvo entre + 0,4 ° C y + 0,6 ° C por encima de lo normal. En general, 2014 fue el segundo año más caliente de Argentina y Uruguay desde 1961. El año más caluroso de Argentina había sido 2012 (+ 0,74 ° C) y 2001 para Uruguay (+ 0,6 ° C). Temperaturas superiores a lo normal también ser registraron en Chile, con anomalías de + 0,26 ° C. después de un diciembre de 2013 extremadamente cálido.

La respuesta regional

En este contexto, los países de la región –y del mundo- se preparan para firmar un acuerdo de largo plazo con el fin de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a un nivel que permita -como mínimo- no superar los 2° C de aumento de temperatura respecto a la media de la era pre-industrial[ii].

Para eso la Convención de Cambio Climático de Naciones Unidas ha invitado a los países del mundo a presentar sus Contribuciones Nacionales[iii], es decir, cuál es el esfuerzo de reducción que cada uno está dispuesto a hacer para lograr el objetivo.

Pero la mayoría de los países están un poco holgazanes –o distraídos con otros problemas- y no se han puesto a pensar aún en este asunto: la Convención apenas ha recibido 22 contribuciones a la fecha[iv] y los compromisos que ellas expresan son completamente insuficientes para lograr el objetivo.

En América Latina en particular, el único país que ha presentado su Contribución Nacional es México. Chile, Perú y Colombia han anunciado su intención pero aún no la han oficializado ante Naciones Unidas. Del resto de los más de 40 países que componen la región de América Latina y el Caribe aún no se tienen noticias. Algunos todavía no han decidido siquiera si presentarán o no sus contribuciones.

Los datos relevados por las instituciones climatológicas a nivel mundial –como los que fueron presentados al inicio de este artículo- son año a año más dramáticos. Y lo que es peor, confirman las previsiones anunciadas desde hace varios años atrás, por lo cual es de suponer que están en lo cierto cuando auguran eventos bastante más adversos en el futuro.

En este escenario, la inacción política de los países de la región es cada vez más incomprensible. El argumento de que hay “otros” más responsables ya no se sostiene. No por falso, sino porque conduce a una estrategia errada. Intentar forzar a los grandes contaminadores a asumir compromisos mayores, hasta ahora solo nos ha dejado ante callejones sin salida.

Ya ha sido más que demostrado que las inversiones en mitigación son mucho más rentables que los futuros gastos en reparación de daños. Sobre esta base los países latinoamericanos podrían cambiar la estrategia y apostar a que ambiciosas Contribuciones Nacionales sacudan un poco la modorra de las negociaciones y habiliten un acuerdo más ambicioso.

Mientras esto no ocurra, cada país será cómplice del fracaso de París. Y aunque como siempre sucede, los unos culpen a los otros, resultará evidente que cada uno puso lo suyo para levantar este callejón sin salida.

La “deuda ecológica” existe. ¿Qué duda cabe? Pero a veces que los litigios por deudas incobrables resultan más costosos que la propia deuda. En este caso, insistir en la “responsabilidad histórica” de los otros puede resultar en una deuda mucho mayor con las generaciones futuras latinoamericanas.

El plazo para presentar las Contribuciones Nacionales vence el 30 de setiembre. Esperemos que nuestros gobiernos dejen alguna herencia en lugar de nuevas y amplificadas deudas ecológicas.

Notas:
[i] State of the climate in 2014. Special Supplement to the Bulletin of the American Meteorological Society Vol. 96, No. 7, July 2015 http://ametsoc.org/SOC-2014.pdf
[ii] La COP 21 a celebrarse en París a fin de este año espera concluir con un acuerdo definitivo contra el cambio climático.
[iii] INDC: Intended National Determined Contribution. Las INDCs presentadas pueden encontrarse en el sitio oficial de la Convención http://www4.unfccc.int/submissions/indc/Submission%20Pages/submissions.aspx
[iv] La contribución de los 27 países de la Unión Europea está consolidada en una sola INDC

Fuente:  http://www.alainet.org/es/articulo/171525

Foto: @adnradiochile en Twitter

Catástrofes naturales y el camino hacia la resiliencia

Chile vive actualmente un momento difícil, por un lado, recientes intensas lluvias en el norte del país han dejado decenas de fallecidos; miles de viviendas destruidas y más de 10 mil personas afectadas de acuerdo al último reporte oficial. El escenario es de ciudades totalmente colapsadas de barro y escombros por la crecida y desbordes del rio Copiapó y rio Salado, entre cursos de agua.

More…

San Pedro de Atacama Solar

Inauguración  de la primera Planta Fotovoltaica, Calama Solar 3 de Codelco

Las comunidades indígenas atacameñas que rodean a la ciudad de San Pedro tienen extensos terrenos sin utilizar y donde perfectamente se podría establecer, en forma descentralizadas, huertos energéticos comunitarios y micro plantas generadoras de electricidad a base de energía solar.

Si existe un lugar de Chile donde el consumo energético de su población podría proveer íntegramente del sol es San Pedro de Atacama, sin embargo, actualmente su energía es abastecida por un sistema eléctrico alimentado 100 % por el petróleo diésel y el gas.

La localidad de San Pedro vive ahora un debate sobre su futuro energético ya que su sistema eléctrico es aislado, no conectado con los sistemas eléctricos mayores que existen en el Norte del país. Ésta es gestionada por una cooperativa cuyos dueños son del pueblo indígena atacameño que habitan esas tierras desde hace 11000 años .

Sin embargo, esta propiedad comunitaria no se ha traducido aun en beneficios para sus socios que pagan, diferenciadamente es cierto, las tarifas eléctricas están entre la más altas del país, y en cuya configuración la incidencia de los precios del petróleo y el gas han sido determinante.

La solución propuesta por los autoridades municipales y del Gobierno pasa por hacer un tendido eléctrico proveniente de la vecina Calama, que conecte la localidad al sistema interconectado del norte. Esta fórmula es resistida por las poblaciones indígenas atacameñas , que ven en estos tendidos que deben pasar por sus comunidades una fuente de destrucción y desvalorización del paisaje que constituye la fuente principal de ingresos derivado del turismo.

¿Por qué no explotar entonces la principal riqueza que tiene esa localidad que no es ni más ni menos la radiación solar, una de las mayores del mundo ?

Las comunidades indígenas atacameñas que rodean a la ciudad de San Pedro tienen extensos terrenos sin utilizar y donde perfectamente se podría establecer, en forma descentralizadas, huertos energéticos comunitarios, micro plantas generadoras de electricidad a base de energía solar y cuyo excedente podrían ser vendidos y distribuidos por medio de su Cooperativa eléctrica a la ciudad, la cual permitiría al vez ir sustituyendo el combustible fósil, sucio, contaminante y caro utilizado actualmente por uno limpio, barato y proviniendo de una fuente inagotable como es el sol.

En buena hora el norte chileno vive una explosión de proyecto energéticos solares y eólicos, sin embargo, todos tienen una característica común, sirven para alimentar a la minería habida de energía. Ninguno de ellos ha sido creado para satisfacer las necesidades energéticas de la población. Se está corriendo el grave riesgo que la energía renovable solar y eólica sea capturada por grandes consorcios energéticos, marginando a la población de participar en su generación y uso de esta nueva fuente de energía que está al alcance de todos.

Urge, entonces, impulsar proyectos ciudadanos de energía renovables con capacidad de distribuir no solo la energía por ellos producida, sino también la renta que ella producen en beneficio de las comunidades locales .

Ver el Blog de Manuel Baquedano en El Dínamo

Ver la Página de Manuel Baquedano

Eco-Alfabetización Energética Para una Cultura de las Energías Renovables

Fuente: IEP, Comunicaciones IEP
Fuente: IEP, Comunicaciones IEP

El movimiento de una ciudadanía que ya no quiere megaproyectos energéticos que contaminan y sacrifican a las localidades necesita de una ciudadanía organizada para recuperar el derecho a producir y consumir la propia energía. Las energías renovables, especialmente la eólica y solar, brindan la posibilidad de democratizar su uso. More…

LAS COOPERATIVAS SOLARES CIUDADANAS Y EL AUTOCONSUMO ENERGÉTICO

Alumnos U. Verde del IEP armando un panel solar para conectar a la red eléctrica
Alumnos U. Verde del IEP armando un panel solar para conectar a la red eléctrica

La entrada en vigencia de la ley que permite la conexión de los hogares que produzcan energía renovable a la red eléctrica, recibiendo una remuneración por la inyección de parte de esa energía a la red, marca el inicio de la creación de un nuevo sector de nuestro sistema energético, esto es, la energía producida por los ciudadanos comunes y corrientes. More…

El despertar de la conciencia ecológica internacional

Foto: developpementdurable.com
Foto: developpementdurable.com

Hoy en día, la mayoría de la gente, si no tiene una verdadera conciencia ecológica, por lo menos conoce los daños que el ser humano causa en la atmósfera y el medioambiente. Si bien la palabra Ecología fue inventada en 1866 por el alemán Ernst Haeckel (1), el fomento de una conciencia ecológica global no apareció de la nada, sino que es el resultado de un largo proceso de modificación de la visión del mundo sobre la naturaleza, que nació en las décadas 1960-1970. More…

Joan Melé dictará hoy una conferencia en Chile «Fundamentos de la nueva Economía Consciente»

Joan Melé - triodos-bank- Img - Blog DontKnowNet
Joan Melé - triodos-bank- Img - Blog DontKnowNet

El 24 de julio visitará Chile el Vicepresidente de Triodos Bank de España, Joan Antoni Melé, quien ha sido invitado a nuestro país para compartir su experiencia en la banca con valores y profundizar en esta misma temática de una forma responsable desde diversos centros académicos; El Instituto de Ecología Política IEP, difunde y promueve esta importante visita a nuestro país, e invita a todos los interesados a la conferencia  «Fundamentos de la nueva Economía Consciente», dicho evento se realizará en el Auditórium de la Escuela de Economía y Negocios de la Universidad de Chile a las 19.00 horas.  More…